La últimas vacaciones que tomé en la playa, acompañada de mi familia por supuesto, fueron muy edificantes e instructivas. Recorrimos un buen trayecto de costa sobre el mar mediterráneo en busca de parajes memorables por sus paisajes y  de restaurantes agradables. Cruzamos por muchos pueblos de montaña, blancos y empinados; pasamos por grandes ciudades llenas de personas, de coches y de ruido; vimos atardeceres y amaneceres sobre el mar.

Al final del viaje todos, incluyendo a nuestro perrito que ya no se encuentra con nosotros, lucíamos llenos de energía, un poco rubios por acción del sol, bronceados y con un algo de sobrepeso pero del sano. Volver a la ciudad y empezar fue fácil, recuerdo. A pesar de que dormíamos en el coche, en la playa, en las sillas o donde nos rindiéramos de agotamiento, de que muchas veces no comíamos por falta de tiempo o simplemente porque no queríamos parar en el camino, a pesar de esa mala vida, todos regresamos felices y es de extrañarse.

Esas maravillosas vacaciones no son tan lejanas porque en cualquier momento las podríamos repetir si contáramos con una oficina portátil. La [email protected] office diseñada por el arquitecto Hadi Teherani, es una solución modular (190 x 146 x 74 cm), construida en acero, aluminio y madera. Está equipada con acceso Wi-Fi . Mayor información en la página Web www.haditeherani.de