10 consejos para preparar nuestro hogar para la primavera

Con la pandemia, las personas han cogido la tendencia de limpiar más que antes de esta situación. La clave aquí es saber cómo limpiar cada parte del hogar. Por este motivo, desde Dyson han compartido una serie de consejos que pueden venir muy bien para eliminar toda la suciedad el hogar y prepararlo para la llegada del buen tiempo. Si no te quieres quedar atrás, sigue leyendo y descubre los consejos que os dejamos.

Aspirar los colchones

Los colchones suelen ser uno de los grandes olvidados a la hora de limpiar el hogar. Es un fallo muy habitual ya que en ellos se amontona polvo y ácaros que pueden llegar a dar situaciones de alergia. Lo recomendable es aspirar ambas caras de forma periódica.

Lavar las sábanas regularmente

Con la llegada del buen tiempo el edredón desaparece de las necesidades diarias, es buen momento para limpiarlo y guardarlo en lo más alto del armario, dejando paso a las sábanas más primaverales.

Lavar las sábanas regularmente a 60° o 90°C ayuda a eliminar los alérgenos. El ciclo de lavado caliente facilita la descomposición de los alérgenos (proteínas) y reduce la cantidad que causa las alergias.

No olvidarse de la cocina

Normalmente, las superficies de los armarios de la cocina se pasan por alto, y es precisamente donde el polvo tiende a acumularse mezclándose con el aire de esta estancia a través del movimiento. Se debe eliminar el polvo con una aspiradora con sistema de filtración avanzada o con un paño húmedo y limpio que atrape todo el polvo y suciedad incrustada.

Para limpiar el interior de los armarios, los expertos también recomiendan usar una aspiradora con sistema de filtración avanzada que eliminará el polvo acumulado y, después, pasar una esponja con agua templada y jabón. Es importante comprobar que todas las superficies se secan adecuadamente para que no queden marcas.

La nevera y el congelador, otros grandes olvidados. Se debe vaciar y limpiar todas las superficies con agua templada y un producto de limpieza y después aspirar la parte trasera e inferior de la nevera y del congelador.

Los radiadores también existen

Normalmente, quitar el polvo detrás de los radiador es una idea que no se suele tener en cuenta durante la rutina de limpieza. Una cantidad considerable de polvo se acumula detrás de los radiadores, el cual se distribuye por el resto de la habitación mediante la corriente de aire que genera el mismo.

El radiador no alcanza temperaturas tan altas como para aniquilar las bacterias. Pueden sobrevivir en el polvo que se acumula detrás del radiador.

Lavar las cortinas y las persianas con frecuencia

Un 43% de las personas encuestadas pasan por alto cortinas y persianas, olvidando incluirlas en la limpieza profunda.

Grandes cantidades de polvo y ácaros pueden acumularse en estas superficies.
Los expertos recomiendan asegurarse de aspirar las persianas con un cepillo suave y lavar las cortinas con regularidad, siempre que sea posible y resulte práctico.

Limpiar techos y paredes

En este caso, el 63% de los encuestados se olvida de los techos y el 54% de las paredes.

Los techos tiendan a acumular polvo y telarañas; aspirar puede ser un modo fácil de limpiarlos. Los expertos de Dyson recomiendan usar un cabezal con cepillo suave para limpiar superficies grandes y escoger una boquilla fina para los rincones más estrechos. Una aspiradora ligera y sin cable es una muy buena solución para limpiar las partes más altas.

En el caso de las paredes, el consejo de los científicos de Dyson para eliminar el polvo por completo de las mismas, es limpiarlas con un paño húmedo, trapos de limpieza o una aspiradora con filtro HEPA. En algunos tipos de paredes el polvo puede contribuir a la formación de moho; si la habitación es húmeda y no se ventila adecuadamente, el polvo puede convertirse en un nutriente que contribuye a la aparición del moho.

Aspirar regularmente el sofá y las sillas

Se recomienda aspirar regularmente el sofá y las sillas, ya que pueden contener muchos restos de suciedad, así como ácaros, piel muerta y otros alérgenos como el polen o alérgenos alimentarios. Además es necesario lavar las mantas y los cojines con asiduidad para reducir la cantidad de polvo y suciedad que se acumula con el paso de los días.

Limpiar las lámparas

En el caso de las lámparas, un 48% de los encuestados reconocen no limpiar sus lámparas, gran error, ya que en las pantallas y en las lámparas fijas se acumula mucho polvo, el cual se quema por medio de las bombillas calientes y produce emisiones de COV, así como olores. Además, el polvo se desplaza por toda la habitación gracias al aire cálido que circula en las lámparas.

Para limpiarlas sin correr riesgos, se aconseja usar un cabezal con cepillo suave con un adaptador para poder alcanzar los puntos más altos y evita usar paños húmedos cerca de fuentes eléctricas.

Las camas de las mascotas también se limpian

Al igual que los colchones, las camas de las mascotas almacenan ácaros, los cuáles se regocijan entre los pelos de los animales. Un 49% de los encuestados olvida que también es necesario limpiarlas.

Si la cama lo permite, se recomienda lavar a 60° o 90°C todo aquello que sea desmontable. Como alternativa, lo ideal será usar el minicepillo motorizado en la aspiradora en modalidad manual para quitar todos los pelos, piel muerta y alérgenos.

Aspirar los rodapiés

Un 40% de los encuestados no tiene en cuenta la limpieza de los rodapiés. Limpiarlos puede parecer una tarea ardua, teniendo que agacharse y rascar, pero no tiene por qué ser así.

La mejor manera de acabar con la suciedad de los rodapiés es usar un cabezal para el polvo en la aspiradora. De este modo el polvo de esos recovecos y ranuras se absorbe rápida y fácilmente sin tener que agacharse. Si, tras haber aspirado, todavía hay suciedad incrustada o manchas, se debe usar un paño húmedo y agua templada para quitarlas suavemente.