Hay muchísimas maneras de personalizar tu casa. Hoy te explicamos una de lo más interesante: utilizar adornos de pared hechos con lana o hilo, siguiendo la técnica del macramé… o no. La clave está en dejar volar la imaginación para crear elementos únicos.

adornos de pared
Fuente: Project Nursery

De entre los muchísimos adornos de pared que existen, los confeccionados con lana o hilo, más o menos sencillos o complejos, son realmente especiales. Puedes hacerlos tú mismo y permiten una variedad casi infinita. Son perfectos para colocar en un rincón desangelado de tu casa, o también en la pared principal del salón. Todo depende del tamaño y de la creatividad derrochada.

Fuente: Ease Collect

Aquí tienes algunas ideas que te podrán inspirar. Partiremos de los modelos más sencillos, que están al alcance de todos, para después ir complicando la cosa. En lo que a adornos de pared se refiere no necesitarás complicados esquemas ni diseños enrevesados. Como verás, lo sencillo puede ser de lo más especial y decorativo. Toma nota.

Fuente: Ease Collect

Adornos de pared hechos con lana

Fuente: Project Nursery

¿Necesitas un toque de estilo y color para tu salón boho deco chic? Pues fíjate en estos adornos de pared hechos con lana y verás que con cualquiera de ellos lo tienes realmente fácil.

Para hacer tú mismo este adorno en tonos rosas no necesitarás más que un aro dorado del tamaño adecuado, lana gruesa de varios colores, un cordón de cuero para colgarlo de la pared, y unas flores de tela.

En lo que se refiere a los colores empleados, en este caso se ha optado por combinar cuatro colores: rosa, fucsia, azul y gris. Sin embargo, la gracia de este tipo de adornos consiste en que se pueden personalizar como tú quieras. Por tanto, puedes elegir los colores y combinaciones que prefieras a la hora de crear tu adorno DIY.

También te puede interesar:  DIY: Cómo hacer un terrario para decorar tu casa

Para hacerlo solo tienes que cortar hebras de lana de la medida adecuada. Piensa que tienes que doblar cada hebra a la mitad (ten en cuenta esto a la hora de cortar la lana). Ve sujetando cada hebra al aro dorado con un nudo simple, combinando los colores como más te guste.

Pega unas flores de tela en uno de los laterales del adorno con una pistola de silicona. Y, por último, corta los extremos de las hebras de lana en la parte inferior con forma de pico. El resultado no puede ser más atractivo.

Otras ideas para decorar tus paredes con lana

Fuente: Project Nursery

Los adornos de pared hechos con lana tienen un sinfín de posibilidades decorativas. Todo depende del estilo que quieras darle a este complemento. Hoy vamos a enseñarte algunas ideas en colores neutros y sobrios, muy elegantes.

Como este adorno realizado en blanco y negro con piezas de cobre. Para hacerlo realidad solo necesitarás lana muy gruesa en estos dos colores, un tubo de cobre de unos 90 cm, piezas de cobre (pequeños tubos) y tapones de este mismo material para los laterales del tubo.

Ve atando las hebras de lana gruesa alternando los colores. En este caso se han usado diez hebras de color blanco y nueve de color negro, aunque puedes personalizar el adorno a tu gusto.

Fuente: Project Nursery

Una vez hayas terminado, introduce un tubito de cobre en la primera hebra doble de color blanco y después haz un nudo sencillo. Ve haciendo lo mismo con la siguiente hebra, colocando el nudo ligeramente más abajo. Y así sucesivamente hasta crear el patrón de diseño que puedes ver en las fotos. Coloca los tapones de cobre en ambos extremos del tubo y… ¡listo!

También te puede interesar:  DIY: Recicla una silla infantil con la técnica del decoupage y un mapa

Teñido en gris

Fuente: Project Nursery

Para demostrarte que la sencillez es todo un plus en este tipo de adornos de pared, ahora te voy a presentar uno realmente simple y esencial. Consiste en sujetar de una barra de latón (que no sea demasiado gruesa) unas hebras de lana teñidas a la mitad de un elegante color gris.

Para hacer este adorno DIY necesitarás lana gruesa de color blanco o natural, tinte para tejidos de color negro y una barra de latón de unos 90 cm (recuerda que es posible adaptar las medidas a tu gusto o preferencia).

Comienza cortando hebras de lana de unos 180 cm. Dóblalas por la mitad y sujétalas todas juntas atándolas con un cordel a la mitad (a unos 90 cm). Ahora prepara el tinte diluyendo la cantidad adecuada en agua. Cubre con una bolsa de plástico la parte de la lana que no vas a teñir y sumerge en el tinte el resto de la lana. Deja secar.

Ahora ya solo tienes que atar las hebras de lana a la barra de latón, procurando que la línea que separa la parte blanca y la parte gris quede irregular, como se ve en la foto.

Adornos de macramé, una opción muy actual

Fuente: Macro Macrame

Si creías que el macramé era cosa del pasado, no puedes estar más equivocado. Es cierto que esta técnica, que consiste en crear tejidos mediante nudos decorativos, tuvo un gran auge allá por los años 70. Sin embargo, hoy vuelve con fuerza para decorar nuestras casas. Eso sí, con un toque moderno y actual que no pasa desapercibido.

Fuente: Kenay Home

Se trata de un arte muy antiguo que consiste en trenzar con las manos cordeles de algodón, de lino, cáñamo, yute o hilo. Según sean estos cordeles, más gruesos o más finos, el resultado puede ser muy diferente.

También te puede interesar:  Macetas en la decoración
Fuente: Slow Down Productions

Además, los colores empleados en este tipo de adornos de pared de macramé pueden tener efectos decorativos realmente inesperados. Si te apetece aprender esta técnica, podrás encontrar en la red numerosos tutoriales que explican desde los nudos más básicos hasta los trabajos más complejos. ¡Que lo disfrutes!