Alfombras de sisal: cómo limpiarlas correctamente

Si te gustan las alfombras de sisal para tu hogar tendrás que saber cómo limpiarlas correctamente. Son un complemento perfecto para aportar naturaleza a tu espacio y que además sea con este producto que duran mucho y son muy versátiles. Estas alfombras se crean a partir de las hojas de un cactus que se conoce como Agave Sisalana procedente de América Central, África y Brasil.

Las alfombras de sisal son una excelente opción para cualquier estancia de tu hogar. Son suaves aunque para ir descalzo igual sientes cierta rugosidad. Al ser tan duraderas son ideales para estancias con mucho tráfico y movimiento.

Se pueden manchar, sobre todo si tienes mascotas o niños pequeños en casa, por lo que saber cómo limpiarlas es fundamental para tenerlas siempre en las mejores condiciones posible. No pierdas detalle porque te vamos a decir cómo limpiarlas y que las mantengas como el primer día durante mucho tiempo.

ikea.com

Olvídate del agua

Seguro que piensas que el agua y el jabón lo limpian todo… Sin embargo, cuando se trata de una alfombra de sisal, es posible que quieras omitir algunas de las opciones de limpieza habituales. La suciedad no se adhiere fácilmente a las fibras más duras de una alfombra de sisal; en cambio, tiende a descansar sobre el tejido. Desafortunadamente, sus fibras más naturales no siempre funcionan bien cuando se exponen al agua.

Se puede aplicar una ligera humectación ocasional con spray, un paño limpio, cepillo húmedo o cualquier otro método que no sature la alfombra. De hecho, esto puede ayudar a fortalecer la fibra natural y mejorar sus cualidades de uso. Puede ayudar a eliminar las pequeñas burbujas o la flojedad, ya que la alfombra se tensará ligeramente a medida que se seque. Sin embargo, se debe evitar el uso de mucha agua.

También debes mantener tu alfombra de sisal fuera de lugares que puedan estar expuestos al exceso de humedad, como la puerta de entrada.

No las friegues

Igual que hemos dicho que el agua, cuanto menos mejor… lo mismo ocurre con el fregado. Cuando limpies tu alfombra de sisal para eliminar cualquier derrame, presiona firmemente y seca la mancha con un papel o una toalla de tela limpia y seca.

NO frotes el área afectada. Tienes que asegurarte de trabajar desde el exterior del derrame hacia adentro para ayudar a evitar que se propague. Si intentas restregar fuertemente el derrame, es posible que el líquido penetre más profundamente en las fibras y termines con una mancha permanente.

ikea.com

Limpia los derrámense inmediatamente

Como ocurre con la mayoría de los derrames domésticos, el tiempo es fundamental para limpiar la alfombra de sisal. Tan pronto como notes un derrame o una mancha en tu alfombra, debes limpiarla lo antes posible. Si resulta ser un derrame sólido o un accidente de tu mascota (pipí, caca o vómito), tienes que limpiarlo inmediatamente con un cuchillo sin filo o una lima de uñas antes de limpiarlo.

La limpieza mejor en seco

Dado que la alfombra de sisal y el agua generalmente no se mezclan, si estás buscando hacer una limpieza más completa de tu alfombra, tienes que asegurarla de llevarla a la tintorería. Nunca es una buena idea intentar la limpieza con vapor, geles o cualquier otro método que pueda incluir agua, ya que las fibras de una alfombra de sisal no pueden soportar ningún tipo de saturación.

Jabón suave y vinagre

Por supuesto, siempre debes comprobar las instrucciones de limpieza que vienen con tu alfombra, pero si eso no ha funcionado, puedes optar por una solución casera de jabón suave o incluso vinagre blanco .

Después de secar la mayor cantidad de suciedad posible con una toalla de papel o un paño seco, comienza con una parte de jabón o vinagre por una parte de agua y seca suavemente con la mezcla de limpieza. Solo asegúrate de no saturar demasiado la alfombra y evita extender la mancha. Luego seca rápidamente el área con un secador de pelo o un ventilador.

Mantenimiento de la alfombra de sisal

Si has invertido tu dinero en una alfombra de sisal particularmente grande, llevarla a la tintorería o llevarla afuera para airearla podría no ser una opción viable. Entonces, en ese caso, tienes que asegurarte de tener especial cuidado para mantener y proteger tu alfombra todo el tiempo.

ikea.com

Las alfombras de sisal se pueden mantener fácilmente aspirándola completamente una o dos veces por semana. Esto ayudará a mantener tu alfombra como nueva y a mantenerla limpia y fresca.

Cualquier suciedad visible o suelta debe aspirarse, pero tienes que asegurarte de omitir la barra batidora, que puede desgastar las fibras y envejecer la alfombra más rápido. Además, trata de aspirar la alfombra desde diferentes direcciones y siempre haga varias pasadas sobre el área.

Con estos consejos tendrás una alfombra de sisal en buen estado por mucho tiempo, ¡te encantará disfrutar de ella como nueva siempre!