En el conjunto de los estilos decorativos que están en boga en la actualidad, hay uno que me parece realmente especial. Se trata del mid-century modern y entre sus muchas cualidades se cuentan la sencillez de formas, la funcionalidad y el uso de materiales auténticos. Te contamos las claves de este estilo tan especial y cómo puedes aplicarlo en tus propios espacios.

mid-century modern -  ambiente ever batiuk
Fuente: Ever Batiuk

Son muchas, y muy diferentes, las tendencias decorativas que dictan hoy cómo han de amueblarse o vestirse los interiores. De hecho, hay estilos para todos los gustos, más complejos o más sencillos. Algunos perviven durante décadas entre nosotros, conservando su vigencia, mientras que otros resultan ser flor de un día. No es el caso del estilo mid-century modern que, a pesar de surgir a mediados del siglo XX como bien indica su nombre, está hoy de la más rabiosa actualidad. ¿quieres descubrirlo con nosotros?

mid-century modern -  escritorio dotbo
Fuente: Dot&Bo

El estilo mid-century modern surge a mediados del siglo XX como una reminiscencia del modernismo (movimiento cultural y artístico que nació entre finales del siglo XIX y principios del XX). Durante algunas décadas experimentó un gran auge debido a sus características esenciales que primaban la naturalidad en cualquier ámbito.

Hoy este estilo que podría haber desaparecido enterrado por el paso del tiempo, vuelve a resurgir lleno de fuerza, gracias a nuestra voluntad de mirar hacia el pasado. Y tenemos que reconocer que, muchas veces, mirar atrás nos trae cosas buenas.

La sencillez triunfa

Uno de los rasgos que definen el mid-century modern es, sin duda, la sencillez. Tanto el mobiliario como otros elementos característicos de este estilo presentan líneas simples, lineales y esenciales, que no se adornan con elementos superfluos ni pretenden aparentar.

Los muebles que decoran los interiores de este estilo que hoy queremos descubrir son modernos y suelen mostrar su color natural. Resultan funcionales y prácticos, además de decorativos, y prescinden de cualquier elemento innecesario.

La magia de la madera

mid-century modern -  decoist
Fuente: Decoist

Una corriente decorativa que se basa en el uso de materiales naturales no podía dejar de lado la madera. De hecho, es uno de los materiales estrella en este particular estilo de mediados del siglo XX.

El mid-century modern ama la madera con su belleza y colorido original. La encuentra perfecta a la hora de fabricar piezas de mobiliario, pero no solo para eso. También le resulta perfecta a la hora de decorar las paredes. Los revestimientos de madera para las paredes, en forma de paneles que no siempre son de madera clara, están a la orden del día en este tipo de espacios.

Puede que no te convenza del todo este tipo de revestimientos de madera para paredes. Quizá te resultan un poco agobiantes, como a mí, sobre todo cuando van de suelo a techo y su color es más oscuro. Sin embargo, hay que decir que aportan elegancia a cualquier ambiente, y también cierta dosis de calidez muy especial.

El bronce, el rey de los metales

Si hay un metal que brilla con luz propia en los interiores decorados con el estilo mid-century modern es el bronce. Su tono dorado, un tanto apagado, está presente en los muebles y complementos. Por ejemplo, en las patas de las mesas con sobres de cristal.

También son muy características las piezas auxiliares de metal en bronce (o a veces en latón) como carros para las botellas a modo de mueble bar, o mesas de centro.

El poder de la geometría

mid-century modern -  overstock
Fuente: Overstock

La geometría es un recurso decorativo importantísimo en el estilo mid-century modern, que se refleja en numerosos elementos. Uno de ellos son los estampados que protagonizan los textiles o los papeles pintados de la pared. Suelen ser grandes y potentes, con formas geométricas que ponen el acento en el toque retro de este estilo tan especial.

Por su gran formato, este tipo de estampados grandes puede resultar un tanto agobiantes en determinados espacios, sobre todo si son de tamaño reducido o si no hay mucha luz natural. Si te gustan, pero tienes miedo de cansarte pronto de ellos, aligera su efecto dosificándolos con moderación. Por ejemplo, si quieres empapelar las paredes del salón con un papel de estampado geométrico, utilízalo solamente en una parte para no llenar demasiados el espacio.

La naturaleza, una razón de ser

mid-century modern -  dormitorio designing
Fuente: Designing City

Conectar los interiores con los exteriores, en una apuesta constante por introducir la naturaleza en la decoración, siempre fue uno de los objetivos del estilo mid-century modern. Y este afán se extiende a todos los ámbitos. Así, priman los materiales naturales como la madera y los colores sobrios y que se inspiren en la naturaleza.

Iconos del diseño en tu salón

mid-century modern -  dotbo
Fuente: Dot&Bo

Dado que en esta época (más o menos a mediados del siglo XX) fueron muchos los diseños que surgieron de la cabeza y la imaginación de sus creadores, existen muchos muebles que se convirtieron en auténticos iconos del diseño.

¿Qué te parece el estilo mid-century modern? ¿Lo adoptarías para decorar tu salón?