Un cambio en la cocina siempre sienta de maravilla. Y si implica renovar los fogones será una gran noticia para los cocineros de la casa. Pero, ¿qué opción nos conviene más? Vitrocerámicas de última generación, modelos a gas súper modernos o soluciones de inducción. Todas te aportarán tecnología punta, ahorro de tiempo y energía y más seguridad. No te quedes con ninguna duda sobre ellas.

cambio en la cocina
Fuente: kitchengrup

Familias, parejas y millennials recién independizados. Cada vez invertimos más tiempo cocinando. Nos preocupamos más por nuestra alimentación y eso da sentido a plantear un cambio en la cocina. Equiparla con ese electrodoméstico moderno que mejor cubrirá las necesidades culinarias. Sin olvidar otros aspectos que importan, como por ejemplo una manera determinada de cocinar o la predilección por utilizar un tipo de recipientes, como el barro y el hierro. Lo realmente importante; saber que hemos acertado de pleno cuando llegue el momento de elegir.

Cambio en la cocina para tu estilo de vida

Fuente: fosterspa

Cuando decidimos un cambio de cocina para sustituir los fogones es vital pensar en nuestro estilo de vida. No solo se trata de contabilizar el número de platos que prepararemos cada día y, por tanto, lo que vamos a consumir de energía. También debe contar el tipo de cocinados que nos gusta elaborar. Quizá nos hemos declarado fans del vapor y solo nos ponemos el delantal para hacer recetas con este método. O cada vez nos convence más la alimentación sana, a base de ricas elaboraciones a la plancha. Otro dato que no podemos perder de vista es ser muy conscientes del tiempo que podremos invertir frente a nuestra nueva placa.

También te puede interesar:  Mi moderna tabla para picar
Fuente: molinacaballero

Tal vez seamos unos afortunados y las prisas no existan a la hora de preparar la comida o la cena en nuestro comedor de diario, hogareño y moderno. O por el contrario necesitamos resolver con eficacia y poquísimo tiempo los menús de casa. Es decir, apostar por un cocinado resolutivo y rápido. Este pequeño balance sobre nuestros hábitos y modo vida es la mejor referencia para centrarnos en un tipo de placa y descarta otras. No fallaremos en el cambio de cocina.

Eficiencia energética a todo gas

Fuente: Vitrokitchen

Ante el plan de afrontar un cambio de cocina y estrenar placa, descubriremos que estos electrodomésticos han evolucionado muchísimo en los últimos años. Algunos destacan por su alta eficiencia energética. De manera que son perfectos candidatos para apostar por ellos cuando el ahorro es una prioridad. Así son las vitrocerámicas a gas, y si nos gusta cómo quedan las comidas cocinadas con llama, no hay que dudarlo ni un instante.

De toda la vida, los equipos a gas han sido los más eficientes desde el punto de vista energético, comparados con los eléctricos. Su rapidez es innegable y en la mayoría de las casas ha existido una instalación a gas, condición indispensable para que funcionen. Por tanto siguen siendo una solución muy recomendable. De hecho han vuelto a cobrar especial interés. Ahora bien, la opción diez son las placas que combinan las características de la vitro sin renunciar al gas natural o al butano. Es decir, su aspecto es idéntico porque llevan una superficie de cristal, libre de quemadores y parrillas.

A cambio, son capaces de funcionar a pleno rendimiento sin red eléctrica. Y eso nos permite plantear un cambio de cocina aislada e independiente. Facilitan mucho el día a día en los fogones y hay diseños que incorporan avisos acústicos y luminosos por falta de gas. Todo ello también convierte a las vitrocerámicas mixtas en aliadas por excelencia para viviendas con una arquitectura sostenible.

También te puede interesar:  Pintar la cocina con colores frescos

La inducción flexible

Fuente: luxsa

Ahorrar tiempo cuando estamos preparando nuestros menús suele ser una de las grandes prioridades. Por mucho que nos gusten las elaboraciones lentas de toda la vida. Un cambio de cocina es perfecto para dar la bienvenida a una placa de inducción con la que brillar en nuestro menús. E incluso presumir ante los amigos porque los diseños depurados que exhiben suman estilo a cualquier mobiliario o isla de cocina. Un plus estético de los que llaman la atención.

Consideradas entre los profesionales como placas súper rápidas, otra de sus grandes cualidades es su capacidad de ahorro. Llegan a consumir hasta un 30% menos frente a las vitrocerámicas convencionales y producen energía calorífica al entrar en contacto con el recipiente de cocina. Seguro que tienen muchas papeletas para ser las ganadoras de la elección.

Fuente: cuizine.Be

Puestos a escoger lo último de lo último, hay que detenerse en los diseños de inducción flexibles, sin zonas marcadas. En estos modelos las áreas de cocción se reducen de tamaño y se multiplican en número. Gracias a ello es la zona de la placa la que se adapta al tamaño de sartenes, cacerolas, etc. Su objetivo no es otro que aprovechar el calor generado al máximo y calentar solo donde se encuentra el recipiente. Con ella, nuestro cambio de cocina dará un salto de innovación tecnológica difícil de superar. Por algo son las más caras y funcionan con baterías de materiales especiales, ferromagnéticos. Negras y sofisticadas, en gris metalizado o blancas. Son altamente versátiles porque podrás encontrar anchos muy diferentes para adaptarse a todo tipo de huecos.

Vitros, una apuesta segura

Fuente: Vitrocerámica.online

Una vitrocerámica convencional siempre es una gran elección para un cambio de cocina. Es decir, apostar por una placa radiante significa ir sobre seguro si nos gusta la energía eléctrica como fuente. Nos permitirá cocinar con el calor residual que genera, perfecto para terminar la cocción de ciertos preparados. Aunque son equipos que tardan en calentarse, también lo hacen en enfriarse, y esto es una ventaja para cocinar sin gastar. Se traducirá en un cierto ahorro en el recibo de la luz.

También te puede interesar:  Trucos para iluminar una cocina oscura

Puede ser la solución que buscamos para nuestro estilo de vida entre fogones. Sobre todo si no somos de recetas tradicionales, y sí de preparados sanos pero que precisen menos elaboración. Con dos, tres o cuatro fuegos, siempre son un buen fichaje para un cambio de cocina de hoy.

Te toca elegir