¿A quién no le gustan las cocinas con isla central? No hay elemento que levante pasiones como un buen módulo aislado en una cocina grande y vistosa. Sin embargo, no es un elemento fácil de conseguir, al menos en las cocinas de la mayor parte de la gente. Hoy te damos las claves para que puedas montar una isla en la cocina, aunque sea pequeña.

isla en la cocina country
Fuente: Country Living

Gustan a rabiar y no es de extrañar. Una isla en la cocina es, probablemente, uno de los elementos que a todos nos gustaría tener en casa. Y esto es porque se asocian a cocinas amplias y espaciosas, en las que es un lujo cocinar, trabajar y comer.

Sin embargo, no necesitas realmente tanto espacio para poder disfrutar de una isla en la cocina. Hoy te contamos qué requisitos son necesarios para poder instalar una y que el resultado sea razonable. Toma nota y considera la posibilidad de hacer este sueño realidad.

Las ventajas de tener una isla en la cocina

Fuente: Eiforces

Las islas de cocina son un elemento práctico que tiene diferentes beneficios y ventajas. Para empezar nos regala mucho espacio extra para guardar, algo que en una cocina nunca viene mal.

Por otra parte, la isla te facilita más espacio para trabajar. Encontrarás en ella una encimera adicional para cocinar, preparar los alimentos, montar los platos, etc. Y, por otra parte, aporta un toque decorativo muy especial. Esta faceta decorativa es la que realmente nos atrae, ya que la isla es capaz de darle a la cocina otra dimensión en lo que al interiorismo se refiere.

También te puede interesar:  Mobiliarios que ocultan

El espacio mínimo para poder instalar una isla

Fuente: HGTV

En un principio todos pensamos que las islas de cocina no son para nosotros. Que son para aquellos que cuentan con cocinas inmensas, con una gran cantidad de metros cuadrados y mucho espacio libre. Sin embargo, no siempre es así. No se necesita tantísimo espacio como piensas para poder disfrutar de una isla en la cocina, aunque hay un mínimo necesario.

Fuente: Country Living

Si no cuentas con este mínimo de espacio libre, instalar una isla puede ser un despropósito. Solo conseguirás convertir tu cocina en un lugar incómodo, sin sitio suficiente para trabajar ni para estar.

Piensa que para poner una isla en la cocina, necesitas que haya alrededor de ella un mínimo de 1,10 m libres. De estar forma sí tendrás el espacio suficiente para pasar y para moverte con libertad.

En lo que se refiere a la altura, la encimera de la isla ha de tener 90 cm aproximadamente como el resto de las encimeras. Esta es la altura ideal para trabajar cómodamente.

Fuente: Country Living

Sin embargo, si quieres (y puedes) añadir una barra de desayunos porque tu cocina es grande y esa solución te parece acertada, entonces no tienes más que elevar un poco la altura de esa parte de la encimera a 1,10 m. Así podrás colocar unos taburetes altos y conseguir un espacio extra para comer. Ten en cuenta que el ancho mínimo para una barra de desayunos es de 30 cm y la longitud apropiada unos 40 cm por persona.

Cómo distribuyo mi cocina con isla

Fuente: HGTV

Seguramente ya sabes lo importante que es la distribución del mobiliario y los electrodomésticos en una cocina. Hacerlo bien o mal marca la diferencia entre una cocina práctica y funcional, cómoda, y otra que no lo es en absoluto.

También te puede interesar:  Cocinando la vanguardia

Pues bien una isla en la cocina ayuda en gran medida a lograr una distribución adecuada. Y esto es porque nos facilita la composición del famoso triángulo de trabajo. Es el que está compuesto por la zona de cocción, la de lavado y la de almacenaje.

Decide cuál de estas tres áreas quieres instalar en tu isla. Si te decides por la de lavado tendrás que colocar en ella el fregadero, lo que puede complicar la instalación. Es algo que tendrás que valorar. Si prefieres poner la zona de cocción, lo que tendrás que instalar en la isla será la placa y la campana extractora. O una buena encimera, para crear un área de preparación y trabajo.

Una solución para cocinas abiertas

Fuente: Eiforces

En el caso de que tengas una cocina abierta al salón, la isla puede ser un gran recurso para dividir los dos espacios. Además de crear un efecto divisorio a nivel visual, puede resultar muy decorativo. Eso sí, tendrás que colocar una buena campana extractora encima de la placa de cocción, para evitar los humos y malos olores a la hora de cocinar.

Como ves, no siempre es necesario tener una cocina inmensa con metros y metros cuadrados para poder disponer de una isla. Aunque un espacio mínimo es un requisito imprescindible, hay cocinas de tamaño medio que cuentan con islas realmente prácticas que aportan al espacio una nota de diseño y modernidad.

Compartir