Por el trabajo, por la salud, por los niños, por la economía o porque sí… son multitud los factores que pueden abordarnos a la hora de celebrar el Día de los Enamorados. Si somos una de las personas que no saldrá de casa, siempre podemos crear una estupenda atmosfera, muy romántica, en nuestro hogar.


Crearemos el mejor escenario para disfrutar del 14 de Febrero. Transformar nuestro hogar, brindándole un aspecto romántico, será nuestro fin. Vamos a dotarlo de elegancia y personalidad.

Un punto clave será la iluminación. Siempre procuraremos una luz suave y tenue, nunca directa. Para atenuar la luz podemos utilizar pañuelos de color, de esta forma aportaremos un toque romántico.

También podemos utilizar velas, si vas a elegirlas puedes hacerlo aromatizadas… piensa en el aroma que le gusta a tu pareja. Utilizaremos velas, tantas como la ocasión requiera.

Por regla general un vivo color rojo será el escenario perfecto, accesorios y detalles en rojo pasión que den una nota de color. Podemos obtener cojines, rosas, jarrones, velas o telas en este color. Podemos jugar a combinar con las diferentes tonalidades de rojo.

Lúcete con una cena si podemos, en la mesa, pondremos algún mantel especial y una buena cubertería. No es necesario preparar una gran comida. Piensa en ricos aperitivos, segundos platos y de postre… chocolate, nata, bombones y, por supuesto, tú.

Recuerda que lo esencial es que ambos os sintáis cómodos, una buena conversación y un buen vino.