Aunque las temperaturas hayan dejado de acompañarnos, hoy empieza oficialmente la primavera. Desde Decoración Cocinas hemos visto algunas propuestas que las grandes marcas imponen como tendencia durante esta nueva temporada, pero ¿Cómo sería vivir siempre en esta estación?

Buenas temperaturas, frío moderado y una sensación inmensa de alegría y optimismo cada vez que te topas con un rayo de sol. Una experiencia así debería ser obligatoria cada día.


Por eso hoy traemos una cocina que parece haberse quedado en esta estación primaveral, pero no por la multitud de colores, sino por conseguir el efecto primaveral con tan solo 3 colores: Verde, blanco y negro.

El color que mayor superficie ocupa es el blanco, que vuelve a ser el protagonista en paredes, techos, frontales de mobiliario y lámparas. Este se mezcla a la perfección con el tono madera de la superficie de la encimera y los estantes del armario central de la cocina. El detalle a destacar de esta parte de la cocina es el armario empotrado con 9 puertas blancas. Eso si que es camuflarse al estilo camaleón.

El color negro en la cocina se une al blanco y le da al suelo y aire desenfadado, que le resta seriedad a la decoración sobria de la cocina y del resto de la casa. Mientras, en la pared principal de la cocina se ha creado un diseño repetido en blanco y verde, que guarda relación con los diseños geométricos de los años 70. El verde de esta pared se sigue también a la hora de elegir las sillas de la cocina, que con un diseño muy moderno son la nota de color en la cocina.


La campana extractora de la cocina me ha llamado mucho la atención por su forma circular que encaja a la perfección con las lámparas y el resto de decoración.

Esta original cocina es un ejemplo para todas esas que quieran mezclar tendencias y colores.