Cómo diseñar un dormitorio relajante pero con estilo

Un dormitorio siempre tiene que ser relajante, tranquilo, sereno… debes sentir la calma siempre que entre en esta estancia. Es tu refugio y así debes sentirlo: un lugar tranquilo para descansar y recuperar energías. Si ese es el ambiente que buscas para tu dormitorio, entonces estás en el artículo correcto. Vamos a darte algunas ideas para que aprendas a cómo diseñar un dormitorio relajante.

Esquema de color monocromático

Escoge un color que te haga sentir relajado como el color crema y el blanco y úsalo para las paredes, textiles… también puedes combinarlo con tonos de azul pastel y amarillo verdoso puesto que ofrecen cierta variedad. Cualquier esquema de color monocromático tendrá un efecto relajante, pero un dormitorio decorado en tonos de blanco cremoso será especialmente relajante. Un poco de vida vegetal aumentará el factor de relajación de cualquier dormitorio, así que no tengas miedo a añadir plantas.

Ten en cuenta la textura

Si estás pensando en unas una paleta neutra, la textura será tu mejor aliado. Puedes añadir capas de ropa de la cama que sea tejida y acolchada. En tus espejos mejor si están tallados, alfombras con capas encima del suelo, y una tela sedosa en un cómodo puf. Con las texturas seguirás teniendo una estancia relajante.  Hay dos factores principales que contribuyen a la serenidad: la combinación de colores suaves y la decoración simétrica de la habitación.

Ideas para un dormitorio relajante
unsplash.com

Juega con los patrones

Los patrones también pueden ser tus aliados dentro de un ambiente relajante. Tienes que escoger un patrón para añadirlo por toda la habitación. Pueden ser textiles con patrones de naturaleza o de animales, por ejemplo. Puedes usar también colores de acento suaves para iluminar mucho añadiendo un bonito blanco cremoso. La sensación será maravillosa.

El verde naturaleza… ¡siempre te aportará serenidad!

El verde, con su conexión con los seres vivos en crecimiento, es un color pacífico, pero al mismo tiempo, tiene una frescura y vitalidad que alimentan el alma. Decorar el dormitorio con plantas vivas o diseños botánicos relaja los sentidos y vigoriza la mente. Seguir la decoración y el diseño con una paleta de verdes en su mayoría de tonos medios, así como mucho blanco, también aumenta el factor de serenidad.

Paredes oscuras pero relajantes

Un tono tiza y profundo de azul, verde o gris puede ser muy relajante. De hecho, el color correcto puede crear un fondo que atenúe toda la habitación. Solo tienes que combinarlo con colores claros y neutros que te aporten esa serenidad y relajación que necesitas todo el tiempo.

Ideas para un dormitorio relajante
unsplash.com

Un toque femenino

No importa si el dormitorio es para una mujer, un hombre o ambos. El toque femenino nunca falla.  De hecho, un dormitorio relajante puede ser muy femenino. Las paredes pueden estar bañadas con el color más pálido de lavanda, apenas más que un susurro de color. La tapicería del banco coincide con el color de la pared, aunque mejorada, mientras que la manta rosa ruborizada y la colcha apenas rosa mantienen los tonos pastel… ¿lo imaginas?

Ir a dormir feliz

Tu cama es la estrella de la corona de tu dormitorio por lo que tienes que darle el papel importante que tiene dentro de la estancia. La cama es la que te ayudará a relajarte del todo y por eso, tiene que ser cómoda pero también acogedora. La ropa de cama en capas es la calve del éxito.

Comienza con sábanas suaves, luego una manta ligera o un edredón para abrigarte. Puedes añadir un edredón de plumas y una manta a los pies de la cama. Por supuesto, a tu cama no le pueden faltar cojines y bonitas fundas. Querrás estar todo el día en la cama para relajarte sin parar.

Un bonito blanco

El blanco es el color más relajante de todos, es la ausencia del color que te relaja con solo mirarlo. Es la perfecta serenidad… pero hay que saber combinarlo para que no sea aburrido ni para cargarlo de otros colores que te resten relajación. Puedes usar suaves acentos en tonalidades pastel como el rosa palo o el verde claro. Incluso puedes añadir toques en color oro en las cortinas o en las lámparas blancas. En este caso, los toques de color sutil es lo más importante.

Ideas para un dormitorio relajante
unsplash.com

Un dormitorio siempre en calma

Para conseguirlo debes olvidarte del desorden de cualquier estancia. Si el dormitorio no está bien ordenado no conseguirás la relajación que necesitas por muy bonita que esté la decoración. El orden es fundamental porque es lo que más calmará tu mente después de un día ajetreado. Merece la pena que dediques unos minutos al día a ordenar tu dormitorio si lo necesita para que así, tu mente pueda descansar del todo.

Ahora que ya sabes cómo diseñar un dormitorio para que sea relajante, solo tienes que pensar cuáles de todas las opciones te gusta más o cuáles puedes combinar para conseguir ese descanso tan deseado y merecido.