En el artículo de hoy vamos a plantear un estupendo proyecto que puede hacer de unos simples lápiceros, esta encantadora y cómoda silla que, además de confortable, nos ayudará a dar un toque original a nuestra decoración.

En esta ocasión proponemos una obra de Judith Delleman, estudiante de diseño alemana que ha logrado cautivar nuestra atención hoy.

Esta silla que vemos en la fotografía dispone de un diseño bastante tradicional, pero lo mejor y más curioso de todo es que se compone de exactamente 500 lápices tipo Ikea.

Recordáis esos pequeños lapiceros de los que podemos disponer para tomar medidas y apuntar los nombres de los muebles que u objetos que nos interesen, pues Delleman ha sabido ver en ellos formas que nunca habríamos pensado.

Para realizar algo similar a esto.. aunque sea remotamente similar.. nos hace falta un buen diseño, pintura del color que queramos, pegamento para madera y, por supuesto algo que haga de asiento y cómodo respaldo.. para realizar el asiento lo más confortable posible.

Como podemos apreciar los lápices han ido tomando posiciones, estratégicamente colocados y unidos entre sí. Toda la estructura, patas incluidas, han sido logradas a través de estos simpáticos lápices.

La silla ha sido pintada en color negro y dorado.. de esta manera la estudiante de diseño llama la atención hacia un estilo para ambientes elegantes y modernos. El asiento acolchado, al igual que el respaldo, hacen a la silla mucho más confortable.. además de original.

Como vemos con prácticamente cualquier artículo y un poco de imaginación podemos lograr convertirlos en estupendos muebles. No sabemos la cantidad de peso que soporta, pero teniendo en cuenta la cantidad de lapiceros que utiliza y la medida y grosor de cada uno de ellos.. es posible que podamos sentarnos generalmente sin problemas de aguante.

Vía: Chair Blog