Aunque no queramos verlo el verano empieza a despedirse. La casa necesita estar preparada para tomar el nuevo ritmo laboral y escolar. Y de todas las habitaciones, será prioritario poner a punto los cuartos juveniles porque la vuelta a la universidad está a la vuelta de la esquina. Seguro que en estos meses estivales han pasado muchas cosas en ellos y ha reinado la anarquía. Toca cambiar el desorden por una buena planificación.

poner a punto los cuartos juveniles
Fuente: Zara Home

Que nadie se asuste ante la idea de poner a punto los cuartos juveniles de casa. Está claro que son sus territorios domésticos más privados y ellos marcan su estilo y otras normas estéticas. Pero unos cuantos cambios decorativos estratégicamente pensados pueden ser de gran ayuda para afrontar el estudio y las clases con muy buen pie.

Poner a punto los cuartos juveniles: un esquema de color

Fuente: Bianchi Muebles

Tal vez una buena manera de poner a punto los cuartos juveniles de casa sea dando un giro cromático al espacio. El plan puede consistir en renovar el color de las paredes. Quizá pintadas en un tono demasiado neutro que no es estimulante cuando se trata de concentrares ante la mesa de estudio. Si es así, puede ser una oportunidad fantástica para estrenar nuevo el color bajo la máxima de que cualquier tono cálido y envolvente, como el naranja, funcionará bien. O jugar con un mix de dos colores superbién equilibrados, como el greige y el blanco.

Cuando la habitación es compartida, poner a punto los cuartos juveniles significará un implicación total con tu hermano o compañero. Y más si se trata de decisiones cromáticas que tendremos que ver a diario. Plantearnos un esquema a base de un solo color en varias intensidades es una solución bastante práctica para ponerse de acuerdo entre dos. Además así será más sencillo hacer algún cambio en la decoración sin que un solo color predominante nos condicione.

También te puede interesar:  El arte de decorar

La cama: un lugar no solo para dormir

Fuente: Maisons du Monde

Cuando hablamos de poner a punto los cuartos juveniles de casa, no se trata de hacer mudanza. Ni de renunciar a esos muebles que nos siguen funcionando. Pero sí es cierto que habrá que mejorar el confort de algunos, y entre ellos la cama será una prioridad. Por una lado habrá que elegir esa ropa de cama de batalla que les permita pasarse la vida tumbados en ella. Es una realidad que durante estas edades la mayoría de los jóvenes transforman su cama en su lugar donde vivir casi las 24 horas del día. Para leer, escuchar la música con sus cascos o ver la última serie conectados a la tablet.

Fuente: Ikea

Además de pensar en diseños que vayan en consonancia con sus gustos estéticos, debe primar la comodidad. Piensa en cubrecamas y colchas reversibles para cambiar de imagen de vez en cuando con solo darles la vuelta. Y apuesta por los textiles de algodón cien por cien o un alto porcentaje en su composición. Transpiran muy bien y son los mejores aliados ante posibles alergias.

Es muy probable que a los chavales les guste leer recostados en la almohada. O hacer un repaso de última hora para un examen. Si es así no vendrá nada mal reforzar ese punto de descanso con almohadones y cojines grandes. Cuanto más mullidos mucho mejor. Serán el broche final para poner a punto los cuartos juveniles con éxito.

Un sueño de calidad y prolongado

Fuente: Zara Home

A la hora de poner a punto los cuartos juveniles, tendremos que estar atentos a ciertos imprevistos. Como tener que hacer un cambio de colchón porque su vida útil ha caducado. O si preferimos, adaptarle un topper hasta comprar uno nuevo. Nada como elegir el mejor colchón para un hijo estudiante que necesita muchas horas de sueño y además de calidad. Será una garantía para que duerma plácida y correctamente. Cuando pierden su firmeza es el momento de empezar a pensar en una renovación, pues podrán empezar a dormir peor y a tener dolores de espalda.

También te puede interesar:  Decorar dormitorio azul con amarillo

Escoger el nuevo modelo de colchón sin contar con ellos no será una buena idea. Es importante tener en cuenta sus preferencias y saber cuál es su postura favorita. En cuanto a la altura, tal vez convenga apostar por un modelo extra-largo si el joven va a seguir creciendo. Los diseños viscoelásticos pueden ser una opción muy adecuada, pues se adaptan a la forma del cuerpo, especialmente a la de la espalda. Pero no olvidemos consultar si ese colchón va bien sobre el somier o base de su cama.

Fuente: big bertha original

Hay otro aspecto imposible de olvidar al poner a punto los cuartos juveniles de cualquier hogar: contar con una cama para el amigo. Si la habitación no da más de sí en su distribución, es cuestión de apoyarnos en soluciones que podemos adaptar en otra estancia. Los puffs que esconden una cama sencilla en su interior pueden ser nuestra salvación. Y solo hará falta llevarlos al dormitorio cuando hagan falta.

Un orden muy muy desenfadado

Fuente: Zara Home

El orden es vital en los dormitorios de los más jóvenes de la casa, pero con ciertas condiciones. Es decir, sí debe estar presente y hacerlo de una manera desenfadada. El secreto pasa por poner a punto los cuartos juveniles mediante ideas decorativas que les haga la vida más fácil. Tenerlo todo a mano, o a la vista sin que por ello haya síntomas de caos.

Fuente: Zara Home

Y hay muchas maneras de lograrlo. Por ejemplo apostar por muebles auxiliares concebidos para propiciar un cierto sentido del orden más bien casual. Sin ir más lejos, los burros y percheros con ruedas podrán llegan a convertirse en auténticos aliados para improvisar vestidores y tener la ropa a mano. Sin olvidar reservar un hueco donde colocar organizadores en las paredes, como los hechos mediante peat board. Ni renunciar a lucir sus imágenes y fotografías tengan el tamaño que tengan. Poner cuartos juveniles a punto, claro que sí, dejando ver una decoración viva.

También te puede interesar:  Los Colores. Decoración habitaciones infantiles -Parte II-

¿Te apuntas alguno de estos consejos?