burros para ropa
Fuente: Muebles LUFE

Los muebles y piezas auxiliares logran que la decoración de nuestras estancias ganen puntos en funcionalidad. Pero también son capaces de aportar encanto, o dar un estilo muy concreto a una zona de cualquier habitación. Eso es justo lo que sucede con los burros para ropa. Sin quitarles su papel práctico, pueden dar un look muy chulo por sus diseños y materiales. Es cuestión de buscar ideas originales, como éstas.

Minimalistas, en plan industrial, románticos o modelos DIY. Las propuestas actuales de burros para ropa ofrecen infinidad de diseños y estilos que tal vez ni te imaginas. Y ahí reside precisamente su atractivo. Son piezas que podemos integrar en muchos espacios de casa, nada de verlos como un territorio exclusivo de los dormitorios. Buscar en qué otros lugares encajarían nos puede deparar fantásticas sorpresas.

Burros para ropa: cajas elegantes que enamoran

Fuente: Nicholas Projects

Ante todo los burros para ropa están pensados para tener a mano ropa mediante sistemas fijos o abatibles donde colgar perchas. Lo normal es que estas piezas auxiliares, también conocidas como parabanes, sean estructuras muy básicas. Es decir, que consten de una barra horizontal, o dos dispuestas en varias alturas. Y que llevan ruedas para facilitar su movilidad, aunque no necesariamente. Pero a partir de ahí, podemos descubrir versiones de lo más elegantes y modernas, que nada tienen que ver a esta imagen más convencional.

Por ejemplo, hay diseños que se inspiran en los expositores de las tiendas de firmas de ropa donde impera el concepto minimalista. Como las cajas de madera preparadas para instalar en su interior barras metálicas donde colgar perchas. Pintadas de blanco y rematadas con detalles en color oro, son una tentación para vestir cualquier estancia. Sobre todo si el espacio es generoso y de techos altos, para que se luzcan al máximo. Burros de ropa sí, pero nada que ver a lo conocido.

También te puede interesar:  Mesa Marie Leblon

Piezas que son puro minimalismo

Fuente: TrendHunter

Puede que lo que más nos apetezca sea encontrar opciones de burros para ropa con carácter. Que no nos dejen indiferentes cuando ocupen la pared de la habitación, una zona de paso o un pasillo amplio. Ni tampoco a nuestros visitas cuando vienen a casa. Los diseños de líneas minimalistas cumplen con éxito dicho objetivo. Especialmente si lo que buscamos es acentuar dicho estilo en el ambiente. Suelen ser estructuras metálicas de líneas extremadamente depuradas, con una base ancha en la parte inferior donde dejar complementos. Los acabados en negro resultan infalibles para añadir un toque contemporáneo y un tanto sofisticado.

En cuanto a dónde colocarlos, se me ocurren muchos lugares de casa ideales para tenerlos. En dormitorios principales con una decoración muy moderna, en cuartos de invitados y en recibidores de paredes luminosas y poco amueblados. Además, si son estructuras altas, ofrecen un doble uso: en ellos podremos colgar prendas cortas y otra más largas, como abrigos.

Versiones románticas con un guiño escandinavo

Fuente: Clem Around the Corner

Descubrir burros para ropa que nos cautiven nada más verlos también puede consistir en apostar por opciones más románticas. O la excusa perfecta para hacer un guiño escandinavo a la decoración si nos declaramos incondicionales de esta corriente. Nada como los burros para ropa hechos en madera, con una barra horizontal como soporte principal. Aunque el material es clave para lograr este efecto, su acabado pone el broche final. En blancos rotos o decapados armonizan de maravilla junto a muebles de idéntico material y acabado.

Y si nos sentimos muy creativos, o amantes de todo lo natural en decoración, podemos atrevernos con versiones más atrevidas. Sin duda añadirán encanto y personalidad a más no poder. Por ejemplo, hay soluciones que consisten en una sola barra suspendida en el aire, sujeta al techo mediante cuerdas o hilos de acero. Quedan súper originales.  Y si pensamos en su faceta funcional, digamos que pueden ser una gran idea para improvisar una zona donde vestirnos o dejar la ropa. Muy casual y desenfadada. ¿En qué lugar de casa? Yo me las imagino en habitaciones abuhardilladas, o en baños neo rústicos, con bañeras exentas y revestimientos naturales.

Estantería y perchero: todo en uno

Fuente: Doubzer

Hay mil maneras de sacar partido a estas piezas auxiliares enriqueciendo la decoración doméstica. Solo hay que jugar con el diseño acertado. A mi me encantan los burros para ropa que vienen integrados en una estantería de madera con varias repisas y provistos de ruedas. Los encuentro un descubrimiento para equipar de un modo informal habitaciones juveniles actuales, vestidas con alfombras de patrones geométricos y muebles de espíritu funcional. Y si además nos animamos a customizarlos pintando letras o forrándolos con vinilos decorativos, veremos cuánto son capaces de aportar a la decoración.

También te puede interesar:  Una bolsa de la compra para cada día

También en el cuarto de los peques

Fuente: Ravizh

El ejemplo más claro de que los burros para ropa pueden integrarse en cualquier espacio doméstico son los modelos infantiles. También en el cuarto de los peques pueden ocupar un lugar importante. Y desde luego sin que pasen inadvertidos. Cómo definir si no las simpáticas estructuras tubulares para colgar en el techo mediante anillas de cuerda. Son comodísimas para tener a mano las prendas del bebé, expuestas en perchas, sin robar ni un centímetro de espacio. Como verás, es hora de decir adiós a los modelos aburridos y dejar paso a estas piezas tan inspiradoras. ¿Con cuál de ellas te quedarías?

Compartir