Buenos días amigos, hoy les mostraremos una sencilla idea con la que poder reciclar aquellas sartenes inservibles que tengamos en nuestra vivivienda. Personalmente tengo unas cuantas, así que esta gran sugerencia me va a valer.

Hoy vamos a transformar una vieja sartén, en linda bandeja o una especie de cuadro decorativo con el que podemos ayudar a decorar nuestras estancias. El aire antiguo que se queda, después de la transformación, es ideal para ubicar como cuadro en una cocina, quizás en el comedor o donde más te guste.

Todo lo anterior mencionado irá en consecuencia del dibujo o imágen que deseemos añadir a la sartén. Pero para poder comenzar lo suyo es hacernos con algunos materiales como una o varias sartenes que no utilices, pinturas del color que más te gusten, un poco de barniz para el trabajo final y betún de judea.. este último ayuda a envejecer la pintura, dando un toque más antiguo y personal.

Para comenzar, lo primero que vamos a hacer es limpiar muy bien la sartén… elimina todas las impurezas que veas y luego deja secar bien. Una vez seca, procedemos a pintar a rayas el borde de la misma… lo vamos a pintar a rayas y justo en medio de estas pintamos en un color más claro.  Los  utilizados han sido verde manzana y verde oscuro… pero recuerda que podrás utilizar los colores que más te gusten o se adecuen al resto de la decoración de tu hogar.

Una vez pintado el borde, vamos a aplicar al centro el dibujo o imágen elegida. Puede ser impreso en papel o cartulina, un dibujo a color o en blanco y negro, la imagen de una servilleta… lo único que tendremos que hacer es ubicar esta imagen en el centro de la sartén y podemos aplicar un poco de cola blanca, reducida con agua… esto le dará una buena fijación.

Una vez seca, basta con aplicar un poco de barniz a todo el conjunto y listo!!… si pretendes dar un aspecto más avejentado, podemos añadir betún de judea, utiliza una esponjita o un pincel para aplicar… ya verás qué efecto!