Buenos días a todos, si tienes piezas de oro en tu casa o algunos muebles riveteados en el mismo o pequeñas piezas que quieras limpiar, hoy te dejamos algunos consejos a seguir.

Por ejemplo los anillos, pendientes, pulseras y colgantes con piedras preciosas, normalmente no deben ser sumergidos en agua, ya que el agua puede aflojar la piedra, causar oxidación o decoloración y dañar así la joya. Sin embargo, existen maneras sencillas de limpiar la joyería de oro con piedras preciosas, sin estropear las joyas, ni sus piedras.

Mezcla agua caliente con jabón y humedezca en ella, un paño suave de algodón. Limpia la joyería con el paño para eliminar la suciedad. Limpia, también con la tela, la piedra preciosa y su entorno. En el siguiente paso, limpia la pieza de joyería de nuevo con un paño limpio y húmedo, pero sin jabón.

Por último, coloca la joya, el elemento decorativo boca abajo, para que el agua que quede en el oro y en la piedra se escurra, evitando así dañar la pieza.

Los grabados y monedas de oro con patrones, incrustaciones, tallas y diseños, pueden ser difíciles de limpiar sólo con agua. La suciedad puede atascarse en los diseños de muchas piezas de oro, lo que les quita el brillo.

Toma un cepillo de dientes con cerdas suaves y humedézcalo con agua. Coloca una pequeña cantidad de pasta de dientes en las cerdas y úsala para limpiar el oro. Frota suavemente el oro con la pasta de dientes, ¡tenga cuidado! ¡Nunca utilice un cepillo de dientes con cerdas duras!

Deja que la pasta de dientes se asiente en la pieza de oro, durante cinco a diez minutos. Enjuagua el cepillo de dientes y utilízalo para quitar la pasta de dientes de la joya. A continuación, limpia el oro con un paño húmedo y deje que se seque. Repite este proceso cuantas veces sea necesario, para limpiar el oro por completo.

La limpieza de joyería de oro no tiene por qué ser difícil o costosa. El mantener sus piezas de joyería como tesoros brillantes y hermosos, sólo te costará un poco de trabajo y tiempo.