Si tienes mentalidad recicladora y te preocupas por darle nuevos usos a las cosas antes de desecharlas, seguro que te interesa lo que vamos a contarte hoy. Aquí tienes cinco ideas geniales para convertir cajas en muebles. No solo son reciclados y prácticos, sino que también resultan muy decorativos. ¡Te encantarán!

convertir cajas en muebles
Fuente: Upcycled Wonders

Todos conocemos la importancia de reciclar, y no solo los residuos, sino también las cosas que utilizamos a diario. Y si, además, podemos crear nuevos objetos prácticos con cosas que parecían tener como único destino la basura, tanto mejor. Hoy vamos a convertir cajas en muebles sencillos, pero también bonitos y útiles.

Enseguida te vas a dar cuenta de que resulta mucho más sencillo de lo que parece. Incluso si no estás especialmente interesado en el bricolaje, podrás llevar a cabo estos trabajos para convertir cajas en muebles porque son asequibles y están al alcance de todo el mundo. Además, resultan muy económicos. Eso sí, tendrás que estar alerta e ir al acecho de cajas de madera para reciclar. Pueden servirte las de vino y también las de fruta, los cajones de un archivador o cualquier otra caja que llegue a tus manos.

Convertir cajas en muebles: una mesilla de noche muy especial

convertir cajas en muebles
Fuente: Hometalk

Si tienes una caja de madera de las que se usan para transportar el vino, tienes una mesilla de noche muy especial. Puedes reciclar estas curiosas y decorativas cajas y convertirlas en un mueble perfecto para poner junto a la cama en tu dormitorio.

Para hacerlo no necesitarás ni muchos materiales ni tampoco demasiadas herramientas. Solo tendrás que lijar la caja y darle un acabado, el que tú prefieras. Irá bien un tinte oscuro que no tape la veta ni las posibles inscripciones que tenga la caja (o el logo de la bodega). En mi opinión, esas cosas le darán un valor añadido y mucho encanto al mueble resultante.

Una vez lista la caja, tendrás que forrar el interior con un papel pintado de un diseño y color que armonice con la decoración de tu dormitorio. Ya solo queda atornillar unas patas de hierro de las de tipo horquilla. ¡Tu mesilla de noche está lista!

También te puede interesar:  Ideas para decorar estilo Colonial

Componer una estantería de pared

Fuente: The Cottage Market

Reciclar unas cajas para convertirlas en una estantería de pared para el salón es una idea fantástica, ¿no crees? Y muy fácil de llevar a la práctica. Necesitarás unas cuantas cajas de madera que puedes ir recopilando.

Tienes dos opciones: buscarlas todas del mismo tamaño o reunir cajas de tamaños diferentes. Eso sí, en mi opinión queda mejor que todas las cajas sean del mismo tipo de madera. Que sean del mismo tono, que sean todas nuevas o todas más viejas, etc. Si las cajas que has reunido no tienen el mismo estilo y no te gusta el resultado, siempre puedes pintarlas de blanco, o de cualquier otro color que te guste.

Cuando tengas las cajas que quieres utilizar, prueba diferentes composiciones hasta dar con la que más te gusta, dejando algún hueco entre las cajas. Puedes forrar el fondo con papel pintado, pintarlo con pintura o dejarlo al natural.

Ahora llega el momento de fijar las cajas entre ellas y a la pared. Para el primer paso puedes utilizar tornillos, y para el segundo unos tacos adecuados. Si la estantería non va apoyada en el suelo como la de la foto conviene que la sujetes con unas escuadras metálicas en la parte inferior.

Un escritorio a tu medida

Fuente: Upcycled Wonders

Unas cuantas cajas de madera apiladas pueden convertirse en el soporte perfecto para un tablero de madera. Ya tienes un escritorio único y particular, pensado a tu medida.

Elige el estilo que quieres que tenga optando por cajas más o menos rústicas. También es importante que el tamaño de las cajas sea el adecuado. Ten en cuenta que esto incidirá en la altura de la mesa (que ha de estar entre 75 y 80 cm).

También te puede interesar:  Chapas de cervezas convertidas en imanes de nevera
Fuente: Upcycled Wonders

Puedes utilizar cajas que sirvan de punto de apoyo a ambos lados del tablero, o añadir también un par de ellas sobre el mismo para tener más espacio de almacenaje. Tú decides cuál es la estructura que más te conviene.

Un panel para separar dos ambientes

Fuente: Upcycled Wonders

No solo ganarás nuevos huecos para guardar (libros, cajas decorativas) o para exponer las cosas que te gustan. También tendrás un separador de ambientes de lo más original. Solo tienes que unir algunas cajas de madera y sujetarlas en el lugar adecuado. Si las colocas de forma alterna tendrás huecos para guardar por ambos lados del panel.

Como ves en la imagen, puedes pintar las cajas de color blanco, para unificar el estilo y aligerar el panel.

Un armario extra para tu cocina

Fuente: Upcycled Wonders

Si no es un armario propiamente dicho, sí es un espacio para guardar que te vendrá de perlas. Solo tienes que fijar dos cajas de madera, una sobre otra, allí donde tengas un hueco libre.

En la cocina de la foto se han colocado las cajas al final de la encimera, pegadas a la pared. Fíjate en lo bien que quedan. El aire auténtico e industrial de las cajas no distorsiona ni un ápice el estilo contemporáneo del ambiente. Puedes usarlas como librería para tus libros de cocina, como soporte para las especias, etc.

Hay muchas formas de convertir cajas en muebles, y las que te hemos contado aquí son algunas de ellas. ¿Conoces alguna más?

Compartir