Buenos días amigos, en el espacio de hoy nos encantará darles algunas ideas y consejos para mantener bien organizada, en orden  y limpia nuestra cocina.

Todos sabemos que este tipo de estancias son una de las más transitadas de nuestro hogar y además es donde cortamos, picamos, freimos, hacemos salsas, cocemos.. y todo esto mancha, por lo que tener una buena higiene dentro de este espacio será lo mejor.

Además de ser bueno para nosotros, también lo será para la decoración que tengamos en esta cocina, pues así destacará mucho más que si lo tuviéramos todo por el medio.

Una de las primeras cosas que podemos hacer para evitar malos olores y que las tuberías marchen como el primer día es desatascar el fregadero. Si quieres un pequeño truco, realiza una solución de agua caliente con sal y bicarbonato y vierte esto por la tubería a limpiar. Deja que actúe y luego abre el grifo para aclarar.

Recuerda que la vitro es algo muy importante y además que utilizamos prácticamente todos los días, por ello a la hora de limpiar deberemos tener cuidado de no rayarla.  Para ello tendremos cuidado con lo que ponemos en ella como recipientes de base plana, lo suyo son los de acero fino o esmaltado.

Para limpiarla hazlo con un producto especial, añade la emulsión en las zonas donde más manchas haya, añade un poco de agua y luego deja actuar. No mucho tiempo, para después rascar toda la suciedad, aclarar, pasar un paño en círculos y sacar brillo.

Las ventanas las tendremos siempre limpias y brillantes para que entre el sol, para ello es un buen consej mezclar vinagre y agua y pulverizar este producto en los cristales. Una vez limpias sécalas con un papel de periódico.

La grifería no puede estar obstruida por culpa de la cal, por ello desenroscaremos la boquilla y la sumergimos en vinagre durante 15 minutos. TAmbién podemos utilizar productos específicos para eliminar restos de cal.

POr último el horno es muy importante limpiarlo, con sal gruesa basta espolvorearla por los laterales y el fondo del horno… después limpiamos con un paño húmedo.

Por otro lado también podemos hacer una solución a base de bicarbonato caliente. Con el horno caliente, aplicamos la solución sin quemarnos, esperamos que enfríe y retiramos.