Confío en que a ninguno de vosotros os haya pasado lo que le ha sucedido a este personaje a la hora de poner el árbol de Navidad. Lo más normal es que calculemos la altura de nuestro árbol  con respecto a la habitación en la que se va a instalar, eso en caso de que sea muy grande porque normalmente no suelen llegar ni tan siquiera al techo.

arbol techo

En este caso si llegó, y lo sobrepasó, y el dueño lejos de achantarse por ese detalle tomó una curiosa decisión. Quitar uno de los paneles del techo para dar rienda suelta al arbolito. Por otro lado, ¿qué más podía hacer? Cortarlo? no sabemos cómo es la base porque sólo vemos la parte superior y tampoco sabemos si es natural o artificial (yo abogo porque es natural, los artificiales no son tan grandes).

Espero que haya aprendido la lección para el año que viene.

Vía: There i fixed it