Decorar la casa con lámparas de mimbre hoy en día es sinónimo de buen gusto. Han vuelto a los espacios domésticos para regalar encanto y naturalidad como un nuevo lujo donde la simplicidad lo marca todo. Desde los modelos de siempre hasta los diseños actuales teñidos en paletas multicolores se han convertido en piezas decorativas muy codiciadas. Veamos cuáles son los motivos.

lámparas de mimbre
Fuente: made in Mimbre

Desde las viviendas minimalistas a las casas con estilos funcionales y los hoteles más chic. La decoración de interiores ha encontrado un filón en las nuevas lámparas de mimbre para iluminar sus ambientes con una dosis naturalidad llena de sutileza. Son algo así como los must have de la iluminación. Y tienen muchas posibilidades de quedarse un largo tiempo en nuestras vidas domésticas porque armonizan en cualquier estilo.

Lámparas de mimbre: diseños con alma artesana

Fuente: Alvaro Catalán de Ocón

Decorar nuestros espacios domésticos con lámparas de mimbre que tienen mucho de artesano en su proceso de creación. Si nos suena bien esta idea, puede ser la primera razón para apostar por estos objetos de iluminación. Dejarnos seducir por los modelos donde el diseño va estrechamente ligado a una concepción artesana y al compromiso con el reciclaje.

Así son las lámparas de mimbre del diseñador madrileño Álvaro Catalán de Ocón. Bellas piezas despojadas de todo artificio, algunas fabricadas con botellas de plástico reutilizado y mimbre, realizadas por artesanos de los Andes colombianos, Chile y Japón y Australia, entre otros. Cada uno de sus trenzados afianza su estética, la belleza singular de lo hecho a mano que tanto interés despierta a la hora de vestir nuestros ambientes con un sello único.

También te puede interesar:  Lámpara solar de inspiración natural
Fuente: Alvaro Catalán de Ocón

Estas lámparas de mimbre decoran de otra manera, sin perder un ápice de su papel funcional. Son ideales para ser las protagonistas absolutas de la iluminación del salón, o para ambientar nuestros espacios exteriores, que ya estamos empezando a vivir al máximo. La terraza, ese patio trasero o un pequeño porche escenario de muchas veladas. Además, sus últimas creaciones apuestan sin miedo por la expresividad con diseños multicolores en diferentes formas y tamaños. Una imagen artesana fresca y renovada que no desentona en nuestros interiores domésticos de hoy, por muy modernos que sean.

Fuente: made in Mimbre

Una opción muy cool para ambientes naturales

Fuente: Ikea

Las nuevas lámparas de mimbre se adaptan a cualquier estilo de una forma desenfadada. Otro argumento de peso para renovar la decoración de casa con ellas. Resulta difícil que no encajen con las líneas estéticas que hemos elegido para cada una de las habitaciones de nuestro hogar. Y siempre añadiendo grandes dosis de calidez.

Aunque es justo decir que estos objetos de iluminación sintonizan de una manera especial en ambientes cien por cien naturales. Son capaces de reforzar ese espíritu mediterráneo que preside las estancias. Sobre todo si hablamos de lámparas de mimbre de techo, de líneas suaves pero a la vez voluminosas. Colgadas en el techo de un comedor con vigas de madera ponen el broche final a una estética en plena conexión con la naturaleza. Y más si están junto a mesas robustas, al estilo raw, y accesorios decorativos de fibras naturales o piezas de cerámica. Pero también son una gran elección para iluminar cocinas y dormitorios vestidos con tejidos naturales y materiales sin tratar. Añadirán calidez y autenticidad a partes iguales. Pueden ser el cóctel perfecto.

También te puede interesar:  Ilumina con estilo con Troll

El toque sutil para estancias nórdicas

Fuente: Kientrúc Vietnam

Cuando las nuevas lámparas de mimbre se incorporan en decoraciones de inspiración nórdica su belleza adquiere una nueva dimensión. Una razón más para atrevernos con ellas. La sencillez de sus diseños dialoga de maravilla con las líneas depuradas que dan carácter a cualquier ambiente. Desde salones con estilo nórdico, a comedores y dormitorios donde el blanco lo envuelve todo. En los muebles de madera, en los textiles e incluso en los suelos, con pavimentos acabados en este mismo color.

De una forma sencilla y delicada estas lámparas de mimbre logran que estos espacios sean más cálidos y ricos en texturas, gracias a sus pantallas trenzadas. Incluso añaden de una manera discreta pero eficaz una gotas de color en medio de escenarios resplandecientes. Madera, blanco y lámparas de mimbre: una alianza infalible.

El tamaño y el lugar importan

Fuente: Couleur Locale

Las nuevas lámparas de mimbre están concebidas para crear decoraciones llenas de contrastes visuales. Y de una iluminación que no siempre tiene porqué ser funcional. Otros dos motivos que las convierte en piezas excepcionales. Aunque el lugar por excelencia para colocarlas sea el techo y el suelo si son modelos de pared, podemos atrevernos a experimentar otras ubicaciones más inusuales. El factor original jugará a nuestro favor porque son objetos bellos en sí mismos.

Solo es preciso hacerlo lo más evidente posible. Sus siluetas son pequeñas esculturas ideales para ocupar pequeños rincones, zonas de paso, y accesos a escaleras. Darán una luz más o menos ambiental según la trama de sus fibras naturales, íntima y sugerente. Pero la sorpresa mayor llegará si nos atrevemos a jugar con lámparas de mimbre llamativamente grandes. Tal y como se lleva ahora en decoración: jugar con objetos y accesorios de tamaños inusuales, que rompen las proporciones de siempre y dan otro sentido al espacio. Ya lo ves, las nuevas lámparas de mimbre tienen mucho que decir en la decoración de tu casa.

También te puede interesar:  la misteriosa lámpara RUT de Lujan+Sicilia

¿Te atreves con ellas?