A todos nos gusta la tendencia zen, ya sabes un conectarse con la naturaleza en un ambiente de calma y relax, y en la decoración de dormitorios podemos aprovechar la tendencia zen, para crear un ambiente confortable y atractivo pero también relajante al máximo. En este tipo de decoración, se suele recurrir  a los muebles en materiales naturales como el mimbre, la madera, el bambú y otros. Las artesanías que nos transmiten la sensación de naturalidad máxima son las más apreciadas en este estilo decorativo, pero también los colores.

Hay que decantarse para lograr una apariencia de decoración de dormitorio zen, por colores luminosos como el blanco o el beige, tanto en el mobiliario como en la ropa de cama y estos combinan estupendamente con los ornamentos y elementos decorativos que por su color natural resultan en tonalidades del marrón, el verde y otros. En esta decoración, es imprescindible el uso de las plantas, una planta de sombra será suficiente para darle el toque de naturaleza al dormitorio, colocando en una esquina del mismo.

dormitorio zen

El uso de paredes “desnudas” o sea en su color natural cuando son de ladrillo o piedra, es otra forma de agregar naturalidad a una decoración de dormitorio zen. Alfombras y cortinajes en colores crudos y materiales como el algodón son imperativos, el uso de otros textiles sintéticos,por ejemplo, no van con la atmósfera que se busca recrear y por ello debemos cuidar los más elementales detalles para no romper la armonía de esta decoración que además resulta muy atractiva en cualquier dormitorio en el que se agregue.

Puedes convertir la decoración del dormitorio juvenil o el dormitorio principal, lo mismo que el dormitorio de húespedes en un ambiente relajado, cómodo y natural como el de la imagen. Y ya sabemos que el entorno influye en la forma en que nos sentimos.