Cuando contamos con un espacio exterior privilegiado en casa la percepción del verano y nuestra vida doméstica cambia por completo. Todo lo que hacemos dentro, o casi, nos apetece realizarlo en ese escenario si está perfectamente equipado. Por eso es clave decorar el porche muy a nuestro aire, pensando en las diferentes actividades que hemos planeado en él. Convertirnos en estilistas por unos días para que sea único. Divertido, ¿no?

decorar el porche
Fuente: Ikea

La idea de decorar el porche de casa con total libertad, donde nuestros gustos mandan por encima todo, es un plan irrechazable. Ahora bien, lo suyo es mantener el equilibrio perfecto entre su papel funcional y su atractivo meramente estético. Un objetivo nada difícil si tenemos las ideas claras sobre cuáles serán las principales necesidades en él. Después llegará el momento de transformarlo en un escenario original, alegre y muy vivido.

Decorar el porche con tu sello: empieza el reto

Fuente: Lakberinfo

Hay tantas escenas domésticas que hemos imaginado para ese lugar, que lo mejor será ordenarlas. Ver qué momento del día ocupan y qué soluciones decorativas encajan con acierto para hacerlas realidad. Decorar el porche es un proyecto estimulante en el que debemos jugar con muchos aspectos para que el resultado sea un exitazo. Si es pequeño o de tamaño medio, una buena manera de rentabilizarlo gran parte del día es optar por ambientes con un concepto muy versátil. En ellos podemos disfrutar de momentos de ocio y desempeñar tareas más funcionales o incluso profesionales. Sin cambiar ni un solo mueble.

Fuente: Ikea

Por ejemplo, quizá nos encanten las mesas de comedor para exterior rectangulares. E incluso nos apetezca reciclar alguna pieza encontrada en un mercadillo porque nos va la decoración con espíritu reciclable. Adelante con la idea. No sólo son prácticas como puntos de reunión donde organizar desayunos y comidas. También podemos pensar en ellas como superficies de trabajo donde improvisar una zona de estudio o donde escribir con el portátil. Unas sillas de tijera de madera o de diseño de colores pueden completar el conjunto. El entorno natural hará el resto y habremos dado carácter a este espacio casi sin darnos cuenta. Por cierto, será aún mucho más personal si hay un suelo de microcemento bajo nuestros pies.

También te puede interesar:  Ventajas y desventajas de las piscinas desmontables para verano

Un salón al aire libre para toda la family

Fuente: family handyman

Cuando hay niños en casa, también hay que pensar en ellos a la hora de decorar el porche. Contar con sus gustos y hacerles partícipes de su montaje puede ser divertido y al mismo tiempo eficaz. Así no tendremos que improvisar un rincón para que jueguen una vez acondicionado, cuando ya estén todos los muebles pensados. Si lo planificamos de antemano será más cómodo para todos los miembros de la familia. Así que pensemos dónde y cómo organizar las diferentes zonas.

Fuente: Maisons du Monde

Si la planta de este espacio exterior tiene forma de L estamos de suerte al decorar el porche. Será una gran idea dedicársela a los pequeños, planteando un área de juego donde los muebles no ocupen demasiado y puedan moverse para dejar espacio libre. Lo ideal es que tenga su propio estilo, que se note que es un territorio infantil. Pensar en un mobiliario para ellos es pensar en carros con ruedas, sillas y mesas a su altura, grandes colchonetas infantiles y cojines de algodón. Unas guirnaldas de colores veraniegos colgadas del techo pondrán un acento simpático. Y un columpio como los de toda la vida hará felices a mayores y pequeños.

Rincones exóticos que hacen soñar

Fuente: Roomed

Decorar el porche siendo los dueños de su estilo nos permite volcar toda la imaginación. Volvernos muy exóticos, algo viajeros o sencillamente soñadores. En definitiva, es una oportunidad de oro para sentirnos con libertad para crear rincones que lo digan todo de nosotros a nivel de gustos y tendencias. Tal y como hemos hecho en las estancias principales de casa.

Hay tantas posibilidades como quieras. Puede que seamos unos enamorados del estilo natural en todas sus versiones, una opción tentadora será crear un rincón ideado para la siesta o para descansar en él al atardecer. Los muebles de madera, los textiles de algodón y loneta y las fibras naturales son los mejores compañeros para dar vida a esta corriente. En la práctica, nada como las hamacas y los bancos pequeños pero cómodos. Y unos estores enrollables de esparto que den intimidad al ambiente y un plus de calidez.

También te puede interesar:  Realiza una alfombra con una camiseta

Colores que relajan y dan la bienvenida

Fuente: Maisons du Monde

El color es un elemento imprescindible para decorar el porche tal y como son nuestras preferencias estéticas. A través de una acertada paleta cromática podemos transmitir esas sensaciones que dan sentido a nuestra decoración, interior y exterior. Contagiar alegría, vitalidad, crear espacios que invitan a la reunión o que favorecen la tranquilidad.

Los tonos serenos son los compañeros por excelencia para disfrutar de ambientes con mucha armonía y sensación de calma. Es decir, arenas, grises piedra, suaves azules, blancos rotos, etc. Todos son perfectos para crear fondos neutros que se integrarán de maravilla con las plantas y la vegetación.

Fuente: Maisons du Monde

Ahora bien, podemos preferir disfrutar de rincones coloridos. Subir su protagonismo en la decoración como un homenaje a parajes lejanos que nos encantan. En concreto los naranjas, amarillos y terracotas pueden encajar al decorar el porche con nuestro look más particular. Dosificados sobre superficies verticales, o bien reservados para accesorios y textiles. Como alegres notas que suban de tono cromático el conjunto.

O dejarte seducir por los colores que te rodean si tienes vistas al campo o a la naturaleza. Quizá una paleta de ocres, verdes y dorados como las puestas de sol sean tu mejor baza para decorar el porche este verano.

¿Te gustaría poner en práctica alguna de estas propuestas?