No tenemos espacio en casa o por lo menos, no el suficiente para tener tantas sillas y plazas como quisiéramos. El sentimiento de decepción que nos inunda cuando, al tener el salón lleno, nos vemos obligados a traer las sillas de las habitaciones; la pequeña de la cocina y hasta unos cojines para que los más osados se sienten en el suelo, no se compara con el de desesperación que llega cuando tenemos demasiadas sillas, poco espacio, y ningún amigo que sentar en ellas.

Quisiéramos que pudieran usarse y guardarse en una caja, en una bolsa, en un armario, y así poder usarlas como una camisa, cuando la necesitamos, y luego colgarlas sin pensar en ellas sino hasta que de nuevo las queremos poner.

hangerchari

La tendencia de diseño denominada OCASSIONAL FURNITURE o muebles ocasionales, está muy cercana a la respuesta que estamos buscando para esta situación, pero muchas veces esa respuesta se acompaña de un apilamiento de objetos que se pueden plegar pero que siguen ocupando espacio en pasillos, baños y armarios y que más que una solución se convierten en otro problema que resolver. Cuando el espacio es el tema, como es el caso de casi todas las familias que viven en alguna ciudad alrededor del mundo, un objeto como la SILLA COLGABLE se convierte en un ahorrador indispensable de espacio doméstico.

La silla, que desplegada es una regular de una plaza, cuando se pliega se convierte en una percha para ropa, de modo que la colgamos en el armario y la usamos para guardar los abrigos. Mimetizando estas dos funciones la propuesta soluciona un problema de espacio creando un objeto multifuncional y bello.

Más información en la página Web www.philippemalouin.com