Seguimos con nuestros consejos para elegir el mejor suelo para tu cocina:


Porcelana y Cerámica
La resistencia de la porcelana la convierte en el material para suelo más común en toda clase de pisos, además es fácil de mantener y de larga durabilidad. La cerámica en cambio en más adecuada para usarla en paredes. Hay un amplio catálogo para elegir, así que no costará mucho encontrar un modelo que nos guste y se ajuste a nuestro bolsillo.

Laminado
Si quieres que el aspecto de la madera o la piedra sea desgastado, sin que te cueste demasiado comprarla y mantenerla, el laminado es una buena opción. Se crea mediante la colocación de una capa de desgaste sobre la madera, que la protege de la humedad y los rayos del sol. Hay versiones muy resistentes a los arañazos que se producen por un uso continuado. Para controlar el tono de oscuridad, bastará con darle menos capas de desgaste o utilizando una de secado rápido. Siempre será mejor que lo consultes con el personal de la tienda a la que acudas.

Vinilo
Este material esta disponible en baldosas y losetas y, lo encontrarás con tacto amortiguado o rígido. El acolchado es el más barato, hay fabricantes que ofrecen una garantía de 20 años, mientras que el rígido es más caro. Si no te quieres andar con problemas, elijas el que elijas, ambos son resistentes al desgaste, el agua y las manchas. Así que busca entre su catálogo y si encuentras una opción que se encaja a ti, adelante.

 

Caucho
El caucho es el más resistentes para todas aquellas cocinas familiares. Es suave al andar, duradero a los impactos fuertes y muy muy fácil de cuidar. Lo único arriesgado en él es el color a elegir, ya que puede durar más que tu adoración hacía esa tendencia. Es habitual encontrarse un suelo así en empresas y oficinas ya que es resultón y duradero, por eso aunque sea una de las mejores opciones, elige bien el color porque te cansarás de verlo.