Muchas veces cuando cocinamos la cocina queda con un olor que no nos agrada, normalmente usamos los extractores para evitarlos, pero si no tenemos uno o si no funciona podemos realizar algunas acciones simples que permitirán tener una cocina con un aroma agradable.

Para evitar los olores desagradables deberás evitar verter grasas en el fregadero. Las grasas y sustancias similares pueden impregnarse en las paredes de las canalizaciones que terminan oliendo mal. Para evitar estos problemas te aconsejamos verter frecuentemente una cazuela de agua hirviendo y desinfectar los conductos de evacuación. Cuando coloques algún producto de limpieza lo ideal es dejarlo actuar toda la noche.

Elimina los malos olores

Para eliminar el olor a tabaco puedes verter tres cucharadas soperas de vinagre en un paño húmedo y agitarlo en la cocina por algunos minutos. El vinagre, por sus compuestos, permite neutralizar el olor a tabaco. También puedes evitar el olor colocando arena mojada mezclada con hierbas aromáticas en el fondo de los ceniceros. La mezcla absorberá los olores.

Si vas a cocinas coliflor, brócoli o coles te aconsejamos agregar nueces, avellanas con cáscara en el agua de cocción. Estos frutos evitarán los olores. Para eliminar los olores que se producen al cocinar pescado al horno tendrás que colocar un papel de aluminio con cáscara de limón o naranja.

En el mercado encontrarás diferentes aromatizadores para perfumar los ambientes. Algunos son eléctricos. También puedes aplicar una o dos gotas de aceites esenciales sobre las bombillas antes de encenderlas, al calentarse el aroma se expanderá por toda la cocina.

En el caso que necesites limpiar un horno microondas coloca una taza de agua con zumo de limón y deja que se caliente durante media hora. Deja la mezcla por otros 30 minutos más para que continúe actuando.