Para utilizar en guirnaldas, a modo de centros de mesas o como decoración para velas… estas Navidades lo tenemos muy fácil para adornar nuestros hogares con esta ingeniosa idea propuesta en Decosfera.


Natural como la vida misma y estéticos como la naturaleza. Proporciona ese aroma frutal que estas deseando. Vamos a realizar una corona de frutas secas!


Los materiales necesarios para hacer nuestra espléndida corona serán.

–          La fruta elegida. Podemos secar las rodajas de la fruta que más nos guste, si nos ponemos a ello igualmente podemos secar más de una variedad de esta forma quedará mucho más pintoresca nuestra manualidad..

–          Un cazo con dos vasos de agua y sal

–          Papel de cocina

La manualidad propuesta es muy sencilla de realizar. Cuando elijamos las frutas intenta que sean al menos tres variedades distintas. Por ejemplo limón, manzana y naranja o dos piezas de cada una y tres de los limones.

Para empezar exprimimos un limón, su jugo lo añadiremos al agua. Luego cortaremos las frutas, sin pelar, en rodajas. Intentaremos cortarlas lo más finas que podamos, los extremos los desechamos.

En un cazo, con la mezcla, metemos las rodajas y las dejaremos un buen rato; de esta manera no se oscurecerán tanto con la oxidación.

Luego las sacamos y escurrimos con ayuda del papel de cocina. Cuando el agua ha sido absorbida retiramos las rodajas y las colocamos, extendidas y separadas para que vayan secándose.

Existen personas que las meten en el horno, para que se sequen antes. Para ello pondremos a calentar el horno a una temperatura baja, también podemos acelerar el proceso de secado si las colocamos sobre un radiador.

Si las dejamos secar al natural, dependiendo de donde nos encontremos, estas frutas se secarán más o menos en una semana y podrán ser utilizadas para realizar una preciosa corona como esta o simplemente para otro tipo de composiciones como las indicadas al comienzo del artículo.

La realización de la corona es muy sencilla y otras veces la hemos explicado. Basta con coger alambre, más bien de grosor fino, e ir introduciendo las rodajas secas.

Entre las rodajas de fruta podemos incluir hojas secas de las que más nos gusten; atendiendo a la composición que deseamos realizar, si es de una única fruta o varios grupos de frutas… fíjate en los colores y como combinan mejor.

Una vez introducido todo –frutas y hojas- en el alambre le damos, a este, forma de círculo y atamos en los extremos. Para que no se vea la unión de los alambres siempre podemos agregarle algún lazo o moño navideño.