La vuelta de las vacaciones nos anima a poner en marcha ciertos cambios en casa que habíamos dejado aparcados. Con las pilas cargadas nos ilusiona emprender soluciones para mejorar nuestros interiores domésticos. Es muy probable que uno de estos proyectos sea ganar espacio sí o sí. Los balcones integrados pueden ser la solución a nuestras necesidades. ¿Te lo habías planteado?

balcones integrados
Fuente: Tértündér

Lo mejor de los balcones integrados es que no sólo suman metros de una forma eficaz. También son una manera de crear galerías con bellas panorámicas. O planificar zonas exteriores que se mimetizan con nuestros interiores los 365 días del año para hacer vida en ellos.

Balcones integrados con todo lo que hay que saber

Fuente: Homefulies

Sea cual sea la elección, los balcones integrados son reformas al fin y al cabo, por pequeñas que sean. Y eso conllevará solicitar permisos de obra antes de iniciar ningún trabajo, además de cumplir con la normativa urbanística de nuestra ciudad en materia de edificios residenciales. Hay que tener en cuenta que la puesta en marcha de nuestro proyecto puede suponer una alteración en la fachada. Además, la ubicación de la terraza también condicionará el tipo de permisos a solicitar.

¿Y qué pasa si nuestra vivienda está protegida porque forma parte del casco histórico del municipio? También este aspecto importa, ya que seguramente la fachada estará protegida y habrá que conocer qué tipo de cambios y alteraciones contempla la ley. Por último, no podemos olvidarnos de la comunidad de vecinos. Ellos también tendrá que estar informados de las tareas de reforma que deseamos realizar. Sin su autorización, adiós a los balcones integrados. Aunque la obra planeada sea en la fachada trasera del edificio y apenas se aprecie.

También te puede interesar:  Transforma tu hogar en un lugar de relax

De terrazas estrechas a metros útiles muy coquetos

Fuente: Blog á trois

Cuántas veces nos habremos desesperado por no dar ningún uso a nuestra terraza excesivamente estrecha, casi imposible de amueblar. Los balcones integrados tienen el don de transformar este tipo de salidas exteriores en zonas realmente aprovechables para optimizar el espacio. Una vez incorporados a la habitación contigua, pasarán a ser metros útiles. Sin duda una mejora de lo más valiosa si se trata de un piso mini o un estudio que nos obliga a estar buscando constantemente soluciones para ganar amplitud.

Fuente: lushome

Estos balcones integrados nos permiten disfrutar de un espacio extra sencillo pero funcional, solo es cuestión de decidir qué uso adjudicarle. Lo más cómodo suele ser que su actividad esté en conexión con la estancia que comparte. Es decir, si se trata de una cocina, podremos convertirla en esa prolongación ideal para organizar comidas rápidas. Un tablero de madera o DM y unas banquetas altas pueden ser un buen punto de partida para amueblar la nueva zona. O incorporar una barra multiusos que nos permita disfrutar de este ambiente a diferentes horas del día. Incluso en apartamentos diáfanos cumplen su papel. Ellos pueden ser nuestra mejor arma para disponer de comedores llenos de vida con lámparas de techo de pantallas XL.

La mayoría de las veces estas propuestas de balcones integrados no son obras mayores. Una buena noticia que facilita los permisos administrativos y los trámites con las comunidades de vecinos. En concreto, cuando se emplean cerramientos con estructuras ligeras que además hacen llegar luz natural al interior. Así que, nada de desmolarizarse con los permisos.

También te puede interesar:  Bajo presión con arquitectura interior, efímera, amoblamiento y ambientación

Galerías discretas o de pared a pared

Fuente: Depósito Santa Mariah

Está claro que el objetivo principal de los balcones integrados es sumar metros a las estancias interiores. Pero el hecho de cerrarlos también puede dar pie a disponer de miradores para contemplar unas buenas panorámicas de nuestra ciudad o entorno natural. Sobre todo cuando no es posible derribar el tabique interior que lo separa de la habitación porque es estructural. En este caso no hará falta que estos espacios sean excesivamente funcionales. Podemos pensar en ellos como puntos visuales para deleitarnos con las vistas que tenemos antes nuestros ojos. ¿A que la idea es tentadora?

También puede suceder que nos apetezca incorporar una gran terraza al interior porque apenas la usamos. O porque somos unos afortunados y nuestra vivienda posee otro espacio exterior. Por ejemplo, en el salón o en el dormitorio principal colocar un cerramiento acristalado nos dará pie a disfrutar de un mirador fantástico de pared a pared. Y encima habremos dado con una gran solución luminosa.

Soluciones inteligentes para el suelo y el techo

Para que los balcones integrados triunfen como proyectos es fundamental que sean espacios mimetizados con las habitaciones que comparten. Es clave para que funcionen y se haga vida en ellos como en el resto. De ahí lo importante que será unificar en la medida de lo posible los revestimientos, los colores predominantes y el tipo de mobiliario. Lograr una complicidad total con la estancia en la que se incorporan mediante una decoración en común. Y convertir los obstáculos en soluciones audaces.

Fuente: AMC Jema

Por ejemplo, una situación bastante habitual suele ser que los suelos no tengan la misma altura. Una manera de solventar el problema eficazmente es instalar suelos técnicos elevados, que de paso nos servirán para almacenar bajo ellos los pequeños objetos que no queremos tener por medio. Cuando el escalón entre la terraza y la estancia es considerable, quizá la idea más inteligente sea mantenerlo y rentabilizarlo. Si estudiamos bien sus posibilidades, seguro que nos llevaremos gratas sorpresas. Puede ser un hueco estupendo donde almacenar ropa de cama. O una superficie idónea para recubrir con una tarima y acondicionarla para nuestro rincón donde practicar yoga.

También te puede interesar:  Decorar cocinas con mucho color al estilo mexicano

En los techos de estos balcones integrados sucede algo similar. A veces no sabemos muy bien cómo rematarlos. ¿Me equivoco? Hay muchos recursos que nos pueden encajar. Si tenemos idea de iluminarlos con luces empotradas o apliques, revestirlos con tablones de madera machihembrada nos permitirá poder usarlos de noche. Quizá para deleitarnos con nuestro último hallazgo literario.

¿Ya has pensado qué solución es la tuya?