El yoga es una disciplina física y mental que proporciona numerosos beneficios. Nos ayuda a conectar cuerpo y espíritu para llevarnos a un estado de bienestar increíble. Si estás empezando a practicar yoga en casa, seguro que te habrás dado cuenta de la importancia que tiene encontrar el rincón perfecto para hacerlo. En este post te cuento cómo es ese lugar y te doy las claves para que lo puedas crear en tu casa.

practicar yoga en casa
Fuente: Food Matters

¿Eres yogui desde hace poco tiempo? Entonces seguramente acudes a un centro especializado para aprender a realizar los ejercicios correctamente, a respirar, a concentrarte de la manera adecuada. Pero si ya tienes cierta experiencia en esta disciplina, quizás hayas decidido practicar yoga en casa.

En este caso has de saber que encontrar el lugar adecuado para hacer yoga es fundamental. No servirá que te pongas en cualquier sitio, sobre la alfombra del salón entre el sofá y la mesa de centro. Si no tienes espacio suficiente puede que termines la sesión con algún que otro golpe. Y tampoco podrás concentrarte de la forma adecuada. Aquí tienes algunas claves para encontrar en tu propia casa el rincón perfecto para el yoga.

El rincón más tranquilo para practicar yoga en casa

Fuente: Zenward

Uno de los requisitos esenciales que ha de cumplir ese rincón especial que estás buscando es que sea tranquilo. Debe estar lejos del ajetreo cotidiano de la casa. No te sirve el salón si tu familia está deambulando por allí, ni un espacio cerca del cuarto de los niños si ellos están en casa.

Por eso lo mejor es que lo tengas claro desde el principio: o eliges un rato de soledad en el que no haya nadie que te pueda interrumpir, o te recluyes en un lugar alejado del ruido y la actividad del resto de la familia.

También te puede interesar:  Iluminar la cocina de la mejor manera

En cuanto al momento perfecto, los expertos recomiendan practicar yoga por las mañanas, aunque también puedes hacerlo por la tarde, siempre que no sea inmediatamente después de comer (no conviene practicarlo mientras se hace la digestión).

Y si no es fácil lograr un ambiente silencioso en casa porque te lleguen los ruidos del exterior, puedes poner un poco de música relajante para evadirte.

Que haya espacio libre

Fuente: Yoga Basics

Aunque tu salón o tu dormitorio no te van a ofrecer el espacio diáfano y amplísimo que puedas encontrar en un gimnasio, es posible practicar yoga en casa. Busca un lugar en el que puedas tener suficiente espacio para poder hacer los ejercicios cómodamente.

Si es necesario, mueve algunos muebles de sitio para encontrar ese rincón en el que cultivar esta disciplina milenaria. Lo que importa es que te encuentres lo más cómodo posible para que puedas centrarte en la actividad que te ocupa.

Fuente: Kristin Mcgee

Aunque practicar yoga en casa no requiere de grandes preparativos, sí necesitarás un lugar en el que extender tu esterilla. Hazte con una que sea lo suficientemente grande y cómoda. También es importante que sea antideslizante, de forma que se eviten percances y accidentes. Por lo general se trata de esterillas sencillas fabricadas en PVC. Descarta las de espuma si ves que te hundes en ella cuando haces presión con las manos, por ejemplo.

El contacto con la naturaleza

Fuente: Healthworks

A pesar de que la decoración de tu casa esté inspirada en el yoga, no hay nada como practicarlo al aire libre para disfrutarlo al máximo. Por eso, si tienes la suerte de contar con un jardín (aunque sea pequeño) o una terraza, prueba a realizar las asanas en el exterior.

También te puede interesar:  La belleza de los pequeños detalles

En caso de que no sea así, es recomendable que el rincón que hayas encontrado para practicar yoga en casa sea luminoso y esté cerca de una ventana. La luz natural aumenta de forma considerable la sensación de relajación que proporciona el yoga.

Y si realizas tus ejercicios al anochecer una luz tenue te ayudará a concentrarte. Instala un regulador de intensidad para poder atenuar la intensidad de la iluminación, o enciende algunas velas. Ten en cuenta que la luz puede influir en nuestro estado de ánimo y ayudar a relajarnos… O todo lo contrario.

También es importante que el espacio en el que realices tus asanas de yoga esté correctamente oxigenado. Poder abrir una ventana en el lugar donde practicas yoga te permite contar con una buena ventilación. Un ambiente fresco, con aire renovado es justo lo que necesitas para practicar yoga en casa con comodidad.

Aromaterapia para el relax

Si te gusta la aromaterapia y quieres aprovechar sus beneficios, puedes utilizarla mientras practicas yoga. Enciende alguna vela aromática o una barrita de incienso. O emplea aceites esenciales.

La única precaución que has de tener en cuenta es la de no saturar el ambiente con aromas pesados, ya que no será cómodo ni agradable practicar yoga en un espacio tan cargado.

Un espacio confortable, la luz adecuada, un suave aroma, el silencio… Con todas estos ingredientes te resultará sencillo crear el espacio perfecto para practicar yoga en casa y disfrutarlo al máximo.