Reciclar una maleta antigua se convierte en una gran solución para decorar algunos espacios. Si tienes alguna maleta que no utilices, piensa que se pueden hacer proyectos muy simpáticos. Una idea que me gusta bastante, es crear un lugar cómodo para las mascotas. Con un cojín mullido y personalizando la maleta, tendrá un estupendo sitio donde dormir, juguetear y retozar.

Reciclar una maleta puede ayudarte a decorar espacios con cierto toque vintage. Todo depende de cómo quieras decorarla. Si pintas la maleta en color blanco y añades algunos detalles como jarrones o recipientes de cristal, verás que queda un resultado precioso.

reciclar una maleta antigua
Fuente: Stacle

En el caso de la fotografía que precede a estas líneas, reciclar una maleta antigua para utilizarla como mesa de noche ¡ha sido una gran idea! La maleta has de limpiarla bien, por dentro la puedes forrar o no… dependiendo del estado que tenga. El exterior puedes pintarlo, forrarlo o dejarlo tal y como está.

Una gran idea es añadirle unas patas, con ellas la maleta se eleva hasta la altura de la cama. Puedes comprar patas del tamaño, color y forma que quieras. Otra idea es ponerle unas ruedas, así el mueble se moverá mucho mejor y podrás ubicarlo en otro lugar. Además se hace mucho más práctico para limpiar.

En la base de la patas se puede poner una balda, para incluir más espacio de almacenaje. Además, de esta forma se aprovecha mucho el espacio. Y hablando de aprovechar, dentro de la maleta puedes guadar lo que quieras… por ejemplo, mantas o libros. Incluye cualquier cosa que quieras guardar. Por lo demás, una vez cerrada la maleta, su superficie te ayudará a colocar las cosas que necesites tener más a mano.

Añade una lámpara, el último libro que estés leyendo, tus gafas, las medicinas o un vasito de leche para dormir mejor. Puedes poner la maleta como mesa de noche o incluirla en otro espacio de tu hogar de modo decorativo.

¿Qué te parece esta idea? No dudes en comentarla y compartirla con tus amigos.