Seguro que aún recuerdas el día que desembarcó en tu dormitorio. Y no concibes cómo pudiste vivir sin él. Se ha convertido en el rey de la estancia porque todo está mucho más ordenado en ella gracias a su perfecto diseño. Pues bien, aunque sea el mueble de tus sueños aún puedes rentabilizar más sus interiores. Mejorar el vestidor, personalizarlo, siempre viene bien. Estas ideas funcionan y cómo.

Fuente: Santamans e hijos

Da igual que ocupe un tamaño descomunal, se encuentre en un espacio abuhardillado o tan solo se trate de una pequeña zona dentro del dormitorio principal. Cuando se habla de mejorar el vestidor, cualquier modalidad puede beneficiarse de este plan porque hay muchas maneras de llevarlo a cabo. Busca la solución que mejor vaya a tu diseño particular.

Fuente: Leroy Merlin

Mejorar el vestidor: una terapia maravillosa

Fuente: interfusta

Una decisión como esta, mejorar el vestidor, te traerá una nueva dosis de orden y armonía a tu zona de descanso cada vez que te levantes o te vayas a dormir. Los gurús de la organización en el interiorismo doméstico lo tienen clarísimo. Contar con una zona de armarios escrupulosamente ordenada no solo permite ahorrar tiempo porque es mucho más fácil encontrar cualquier prenda cuando llega la hora de vestirnos. Y no solo la ropa, también los complementos sin los que no sabemos salir a la calle, y el calzado. Es sin duda el primer beneficio, pero no el único.

Mejorar el vestidor, aumentar sus posibilidades espaciales para almacenar y organizar el vestuario personal implica sentirnos más satisfechos, algo más felices cada vez que abrimos el armario y surge la pregunta: ¿qué me pongo hoy? En definitiva, tener este momento bajo control y dar a la primera con lo que buscamos es fantástico. Ya no hay excusa para tener la butaca, el galán de noche o el burro para ropa sepultado por montañas y montañas de vestidos, vaqueros y camisetas.

También te puede interesar:  Lugares para almacenar y ganar espacio

Crecer hacia el techo

Una idea infalible para mejorar el vestidor del dormitorio es darle más centímetros para continuar almacenando todo lo que necesitas en él. Seamos sinceros. Por muy amplio que te pareciera en su día, cuando lo instalaste, la realidad es que tu vestuario no deja de crecer a una velocidad de vértigo y eso implica buscar nuevos espacios con algo de imaginación.

¿Qué tal hacer que crezca hasta el techo de la habitación? Muchas veces estos conjuntos de armarios no vienen con la altura suficiente para llegar a él, de manera que es un hueco ideal donde crear otro espacio para tus prendas. No hay que complicarse la vida. En estos casos, las ideas más sencillas suelen ser las realmente eficaces. Por ejemplo, adaptar en él un módulo exterior que aproveche al máximo la altura y profundidad de los muebles. Transfórmalo en un cuerpo auxiliar del resto de los armarios, a modo de práctico maletero, y resérvalo para guardar aquello que tardarás un tiempo en ponerte. También es perfecto para guardar ropa de cama, colchas e incluso ese edredón de patchwork del que estás enamorado. Así de fácil puede ser mejorar el vestidor.

Mira bien a su alrededor, tal vez sea posible sacar más partido a ciertas zonas si completas los armarios con nuevos elementos de almacenaje que apenas ocupen. Una cajonera y un zapatero en un acabado igual o similar al resto son dos fichajes fantásticos para completar el conjunto. Te darán un gran juego para mejorar el vestidor y sus posibilidades espaciales sin apenas darte cuenta.

Las puertas, deslizables por favor

Ya lo decía al comienzo de este post. Muchas veces ese espacio particular donde nos vestimos y guardamos las prendas es mínimo, la mayoría de las veces porque lo compartimos con alguien más. Moverse por esa zona de armarios no suele resultar cómodo, sobre todo cuando hay que abrirlos y coger algo de su interior. En estas situaciones, un cambio de puertas es la clave para mejorar el vestidor.

También te puede interesar:  Instala puertas interiores correderas y decora tu casa

Unas puertas correderas serán tus aliadas infalibles. La solución más acertada porque no ocupan un espacio extra en la habitación y facilitan acceder al interior de los armarios sin obstáculos, solo con desplazarlas de lado a lado. Aprovecha el cambio para añadir amplitud visual a esta zona y aligerar los volúmenes de los muebles. Bastará con escoger cualquier modelo acabado en blanco, de tonos claros… O con frentes con espejos si te apetece mirarte en ellos. Además servirán para reflejar la luz natural y ganar sensación de profundidad.

Una organización más planificada

Fuente: capsir

Si el objetivo de mejorar el vestidor es maximizar sus interiores, compartimentar bien sus huecos, las baldas son una manera rápida y práctica de lograrlo. La herramienta que necesitas para visualizar con rapidez las prendas que buscas a diario. Sobre ellas podrás dejarlas dobladas y así tenerlas a mano, perfectamente localizadas. Haz dos o tres alturas y verás qué cómodo. ¿Sabes que hay versiones transparentes? Si te preocupa aligerar el espacio interior de los armarios, no lo dudes, apuesta por esta modalidad y verás qué sensación tan agradable. Los organizadores también son excelentes compañeros cuando es preciso mejorar el vestidor por dentro. Al fin y al cabo han sido diseñados para clasificar la ropa y ahorrar espacio, siempre que se encuentre correctamente doblada y colocada.

El cambio de estación

Por último, aprovecha el cambio de estación para reorganizar, renovar, en definitiva mejorar el vestidor a tu gusto. El final del verano, la llegada del nostálgico otoño… Rediseña su distribución interior, es muy probable que des con una nueva manera de colocar la ropa más a tu medida y hábitos. Un primer paso es clasificar las prendas y los complementos según la frecuencia de uso, de mayor a menor. Y otro tip infalible es reservar la primera línea para tus favoritas, ésas que realmente te pones cada temporada. ¿A que funcionan?