Ante una reforma profunda en casa o un proyecto decorativo completo en nuestra recién estrenada vivienda, no podemos olvidarnos de integrar los techos en su diseño. La mayoría de las veces son los grandes abandonados, a favor de las paredes y lo suelos. Sin embargopueden incrementar el confort de las habitaciones y, por supuesto, cautivarnos si los pintamos o empapelamos con audacia. No te olvides de ellos.

integrar los techos
Fuente: Newlifestyle

En realidad no hay una sola razón de peso para integrar los techos en la decoración de las habitaciones cuando decidimos acondicionarlas. Son muchas las posibilidades que ofrecen si jugamos bien todas sus cartas. Sacar partido a su altura, iluminarlos con elegancia o cubrirlos con revestimientos cálidos. Ellos pueden contribuir a disfrutar de una decoración más redonda e infinitamente más arrolladora y personal.

Integrar los techos: la magia de unificar

Fuente: Designmag.fr

Integrar los techos puede ser sinónimo de unificar algunos espacios de casa. ¿Te lo habías planteado? A través de ellos es fácil lograr que determinadas estancias parezcan un todo, y así ganen en sensación de armonía. En concreto, los ambientes más vividos, como los salones y los comedores versátiles son excelentes candidatos. Probemos con ellos. La idea puede consistir en integrar los techos revistiéndolos con listones de madera para generar una superficie continua bella y natural.

Cualquier tipo de revestimiento de este material aportará una luz cálida difícil de lograr de otra manera. Además, es una gran elección desde el punto de vista funcional. Podremos estar tranquilos porque envejece bien y nos servirá para rodearnos de un nuevo aislamiento acústico y térmico. Si decidimos utilizar madera para integrar los techos de una cocina o un baño recién reformado, lo ideal es aplicar un barniz que garantice mantener en perfecto estado su tono original y además darle una cualidad hidrófuga.

También te puede interesar:  6 papeles pintados sorprendentes que imitan otros materiales

Quizá la madera no figura entre nuestros materiales favoritos. Somos más de acabados industriales. Nada como integrar los techos apostando por soluciones de acero inoxidable para unificar estancias que comparten un mismo escenario. Tal vez un recibidor abierto a un salón de estilo industrial y de techos altos. Si hay cerca muebles de maderas claras y grandes lámparas de mimbre, la decoración quedará equilibrada en calidez y frescura.

Juegos ópticos que dividen el espacio

Fuente: make it perfect

Otras veces, integrar los techos de forma brillante en un proyecto decorativo puede consistir en usarlos para separar ambientes, como atractivos recursos ópticos. Lo habitual es que estemos acostumbrados a jugar con los suelos de casa para lograr este fin. Y en ocasiones, puede que nos hayamos atrevido a recurrir a las paredes móviles para dar a nuestros interiores domésticos mayor flexibilidad. Sobre todo cuando vivimos en apartamentos diáfanos o semi. Pero no solemos detenernos a mirar la parte alta de estos espacios.

Pues bien, podemos apoyarnos en ellos para delimitar visualmente cualquier zona de casa abierta y despejada. La gracia de este recurso es la libertad que nos dará para buscar combinaciones que contrasten mucho. Con la originalidad que esto conlleva. Puede que nos apetezca separar una zona de lectura de una cocina americana mediante una solución especial. ¿Qué tal integrar los techos con papeles pintados de patrones geométricos? Adelante con la idea.

Fuente: Clipgoo

En decoración, integrar los techos de las estancias principales también permite jugar con el exterior de casa e incorporarlo al interior. Y más si contamos con un maravilloso paisaje natural que contemplar o un horizonte de mar. Tan sencillo como recurrir a un mismo material para revestir el techo de esa sala y la terraza contigua, equipada con asientos outdoor de tendencia.

También te puede interesar:  Recibe el verano en casa con una decoración en tonos verdes ¡qué frescor!

Luces tenues y misteriosas

Fuente: Leibal

Siempre que buscamos ideas para integrar los techos es necesario pensar en su manera de iluminarlos. Nos sorprenderá la magia que pueden llegar a proporcionar si damos con el tipo de iluminación idóneo. La mejor baza será apostar por una luz indirecta aquí y allá, sin ver la fuente lumínica que la genera porque estará escondida. Un falso techo de escayola es todo lo que se necesita para poder dar forma a esta iluminación, ya que es preciso ocultar en él las luces que hayamos elegido, cálidas o frías, lo que más nos guste.

Estas luces indirectas son una excelente fórmula para integrar los techos con una elegancia muy moderna. Pueden ser tiras de LED, o tipo incandescente y gracias a ellas se transformarán en superficies que emiten una iluminación homogénea y continua, como discretos baños de luz. Quizá el reto sea integrar los techos de ese pasillo excesivamente largo y alto que tenemos en casa. Unas luces de este tipo pueden bastar para que su atmósfera cambie sin renunciar a una iluminación que deja ver.

Irresistibles a todo color

Fuente: One Kings lane

El color genera sensaciones y produce efectos visuales muy acertados en decoración. De modo que también es una herramienta de peso para lograr integrar los techos de cualquier proyecto con éxito asegurado. Desterrar los tonos blancos y marfiles en busca de propuestas arriesgadas pero estimulantes. Como una opción muy tentadora. A través de colores potentes y algo dramáticos por fin daremos un papel merecido a estas superficies.

Siempre y cuando se tengan en cuenta ciertos aspectos antes de lanzarnos a estudiar a fondo la paleta cromática. Por un lado no olvidar que existen tonos fríos, como los azules y violetas, y otros cálidos, como toda la gama de los naranjas. Y ese efecto quedará plasmado en el ambiente donde hayamos decidido integrar los techos. Además de teñir la habitación con el color escogido. Por otra lado, la idea de pintarlos mediante tonos muy oscuros es una oportunidad única para conseguir disimular ciertos defectos espaciales, como las dimensiones excesivas de una habitación. Ópticamente reducen la altura. Es cuestión de dejarnos sorprender y descubrir todo lo que aportan.

También te puede interesar:  No como ni palomitas

¿Tú también te atreverás?