Cuando después de pasar un tiempo en una casa te mudas a otra con tu pareja, la ilusión se iguala al trabajo que os viene encima empaquetando y desempaquetando. Atrás se quedan cosas que has vivido en esa casa y se avecinan otras nuevas que recordarás con la misma ilusión.

Pero no todo lo debes dejar atrás, si tu antigua cocina te gustaba mucho la puedes usar para decorar la nueva con inspiración de la vieja. Esto es lo que les ha pasado en Urbancasita, que se enamoraron del color Montana Gold Shock Turquoise y han decidido usarlo en menor medida en su nueva cocina.


En la anterior cocina, el protagonista era el color azul turquesa que reinaba en dos de sus cuatro paredes. Para compensar este color tan vivo, el resto de mobiliario es de color blanco o respeta el color natural de su material, como es el caso de las sillas de madera o la encimera. El detalle que más me gusta es el entramado del suelo, que sigue el estilo pop de la cocina.


Con una cocina así, es normal que la quiera recuperar en su nuevo hogar. Por eso ha pintado algunos detalles de la cocina con este color. También ha cambiado los pomos de puertas y armarios para que sean turquesas. Un curioso contraste con la madera oscura del mobiliario.

Sus antiguas lejas descubiertas has sido substituidas por unos armarios a los que les ha quitado las puertas. Así, con un interior bien organizado y unos detalles en su colocación, recuperas un poco de alegría en esta cocina tan clásica.

Pero si hay algo que sin duda me ha cautivado, es como ha sabido reubicar los platos colgados en la pared. Si antes la ocupaban de forma alegre, pero pasaban un poco desapercibidos con un color de fondo que les robaba importancia, ahora son los reyes de la cocina. Una idea que ya hemos tratado en decoración cocinas, pero que volveremos a dar opciones.

Una nueva cocina ideal, con mucha personalidad.