La madera es uno de los materiales más bellos y versátiles a la hora de decorar una casa. Y por eso, tiene cabida en cualquier ambiente, sea cual sea su estilo y funcionalidad. Hoy te contamos las ventajas e inconvenientes de elegir madera en la cocina, para que puedas decidir si, al fin y al cabo, es una buena opción para ti.

madera en la cocina
Fuente: Bulthaup

En materia de decoración una de las formas más efectivas de conseguir ambientes cálidos y acogedores es utilizar la madera, en todas sus formas. Se trata de uno de los materiales más versátiles que se pueden usar en interiorismo. Su belleza, las maravillosas vetas que posee, su textura especial, etc. Todo resulta genial… ¿o no? Sigue leyendo y descubrirás lo que puedes conseguir (y lo que puede faltarte) si la quieres usar madera en la cocina.

¿Merece la pena decorar con madera en la cocina?

madera en la cocina
Fuente: Marbres

Son muchos los beneficios que te traerá incorporar este material en tu cocina. Para empezar, posee una gran capacidad decorativa, gracias a su belleza natural. Además, es capaz de hacer los espacios mucho más acogedores.

La madera posee una textura agradable, y hay muchos tipos con distintas tonalidades y veteados, por lo que tendrás un amplio repertorio de opciones entre las que elegir. Y aunque las superficies de madera requieren de ciertos cuidados y un mantenimiento determinado, son fáciles de limpiar.

Otra ventaja de elegir la madera en la cocina es que se trata de un material atemporal, que nunca pasará de moda. Es fácil de combinar con otros materiales como el acero o el vidrio, y resulta versátil. Además, se adapta sin problemas a cocinas de todos los estilos decorativos.

También te puede interesar:  Armarios de cocina, todo a mano y en orden

No todo son ventajas

madera en la cocina
Fuente: Cocinas Rio

El principal inconveniente de utilizar la madera en la cocina se centra en el deterioro que puede afectar a las superficies de este material si entran en contacto con el agua y la humedad. Algunas maderas, en especial las más blandas, sufrirán más los inconvenientes de estar expuestas en zonas húmedas.

Para evitarlo conviene elegir otro tipo de maderas más resistentes al agua como la teca, el iroko o el haya. Aunque lo mejor es dejar la madera para elementos y zonas en las que no esté en contacto directo con el agua. Si la usas en la encimera, procura que no se acumule el agua en la zona del fregadero.

Otra desventaja que muestra la madera cuando se utiliza en la cocina es que, al ser un material poroso, es necesario tener cuidado con ciertas manchas para que no penetren y sean ya imposibles de eliminar. Es necesario tratar la madera e impermeabilizarla con un barniz especial. Además, habrá que lijar y renovar el barnizado cada cierto tiempo. Este mantenimiento se hace con productos especiales que también ayudan a evitar que se acumulen las bacterias en la madera.

Diferentes maderas para distintos estilos

Fuente: Cocinas Rio

A la hora de elegir el tipo de madera que le irá mejor a tu cocina, tendrás que valorar diferentes cosas. Para empezar, las maderas claras como el arce o el abedul le van muy bien a las cocinas de estilo nórdico, sobre todo si las combinas con superficies de color blanco.

O puedes elegir maderas de tonos medios como el haya (resistente y con un matiz ligeramente rojizo) o el roble (que resulta muy adecuado para cocinas de estilo rústico). Combínalas con superficies oscuras con las que puedas crear bonitos contrastes.

También te puede interesar:  Descubre cómo crear espacios de trabajo hogareños

Entre las maderas más oscuras, destacan el cerezo y el nogal. El primero es muy exclusivo, ya que resulta bastante caro. Puede quedar de maravilla en cocinas glamourosas y elegantes. El nogal, por otra parte, es más habitual. Posee unas tonalidades muy cálidas que se combinan fácilmente con otros acabados, colores y materiales.

¿Dónde podemos incorporar la madera?

Fuente: Dekinsa

Hay muchas formas de incorporar la madera en la cocina. No es necesario limitarse únicamente a los armarios o a la encimera. Una de las superficies que pueden ser de madera en la cocina es el suelo. Es cierto que el parquet o la tarima pueden deterioriarse por efecto de la humedad, pero siempre puedes recurrir a un buen tratamiento que los proteja. O, mucho mejor, elegir un bonito pavimento laminado que recree con fidelidad el aspecto del material estrella.

También el techo puede ser de madera en una cocina, en especial en aquellas de casas de campo, decoradas con estilo rústico. Unas bonitas vigas son el contrapunto perfecto en una cocina minimalista, por ejemplo. Líneas rectas y superficies lisas puedes contrastar con acierto con los techos de madera.

Otra forma de añadir elementos de madera en la cocina es elegirla para los muebles complementarios, como mesas, sillas o banquetas.

Ya ves que no hay una única forma de decorar la cocina con madera, aunque todas pueden resultar un acierto. ¿Cuál es tu favorita?