Si siempre te ha gustado la decoración de las casas de campo, los muebles artesanales y los ambientes naturales, entonces el rústico contemporáneo es tu estilo. Déjalo entrar en tu casa, en pequeñas o grandes dosis, y disfrútalo.

rústico contemporáneo
Fuente: Emily Henderson

Puede que tu piso del centro de la ciudad no te parezca el mejor escenario para adoptar un interiorismo de campo. Sin embargo, si vives en una zona rural o tienes la suerte de contar con una casa de pueblo, te encantará decorarla con un aire rústico contemporáneo. Te damos las claves para acertar de pleno.

Si bien es cierto que el estilo rústico en decoración nos ha acompañado durante décadas, también lo es que se renueva constantemente para adaptarse a los tiempos que corren. A los gustos que triunfan hoy.

En este sentido, te contamos los secretos del rústico contemporáneo, un estilo campero que no resulta anticuado en absoluto.

Definir el estilo: las claves del rústico contemporáneo

Fuente: Emily Henderson

Si tratamos de explicar cuál es la esencia de este estilo contemporáneo y actual, debemos decir que se basa en el uso de elementos de estilo rústico, pero con toques de inspiración moderna.

El aspecto artesanal de superficies, muebles y demás elementos es una constante en este tipo de ambientes. Además, los acabados suelen ser humildes e imperfectos, un tanto irregulares. De hecho, se huye de la perfección, de las superficies lisas y sin marcas.

El resultado de este concepto de entender la decoración son espacios acogedores, muy cálidos y confortables. La diferencia que impone el rústico contemporáneo sobre estilos camperos más clásicos y antiguos, son ciertos toques refinados y no tan camperos. Serán la nota de contraste que anime el interiorismo.

También te puede interesar:  Grifería rústica pero con alta tecnología

Superficies, suelos y paredes

Fuente: Emily Henderson

Como te explicaba antes, una de las claves del estilo rústico contemporáneo es la sencillez de las superficies en todos los sentidos. Abundan los revestimientos de madera rústica, en forma de frisos con lamas estrechas o más anchas (este detalle aporta modernidad).

También los suelos un tanto desgastados, al igual que las paredes que dejan ver el paso del tiempo. En lo que se refiere a la decoración de las paredes, estas permanecen desnudas. Los adornos brillan por su ausencia, así como las galerías de cuadros. Como mucho, se pueden ver algunas piezas muy sencillas: un solo cuadro o una lámina, y no demasiado grandes ni llamativos.

La paleta cromática que le gusta al rústico contemporáneo

Fuente: Elle Decor

Si quieres darle a tu casa un estilo rústico nuevo y moderno, tendrás que ser cuidadosa a la hora de elegir los colores de la decoración. Puede que a ti te gusten los espacios con colores alegres e intensos, pero este estilo campero que triunfa hoy tiene otra opinión.

Le encantan los colores neutros y los convierte en su bandera, en especial el blanco. Eso sí, no te decidas por blancos fríos con matices azulados. Mejor elige tonos cáscara de huevo o marfil, van mejor con la esencia del estilo. Y utiliza el negro, por ejemplo, para crear contrastes en pequeños toques.

La cocina, el espacio ideal

Fuente: Das Foods

Es la estancia de la casa que mejor refleja esa esencia del rústico contemporáneo. Personalmente me encantan las cocinas camperas, siempre que no se queden anticuadas. Y si disponen de una zona amplia de comedor, tanto mejor. Suelen hacer gala de un ambiente familiar, sencillo, en el que no caben los formalismos… ¡genial!

También te puede interesar:  Cómo mezclar materiales en la decoración de casas de campo
Fuente: Honestly WTF

En estos rincones, la mesa es el mueble protagonista. Elige una con acabado pintado, teñido o natural. Eso sí, que tenga un aire envejecido, con sus marcas y defectos, una apariencia irregular que deje intuir lo mucho que se ha usado.

Los muebles que triunfan

Fuente: Emily Henderson

En cuestión de muebles el rústico contemporáneo le confiere un valor especial al aire artesano de lo hecho a mano. Se buscan piezas sencillas, a ser posible antiguas o usadas, y sin apenas adornos. Como los muebles de estilo shaker, sencillos y austeros. De hecho, se caracterizan por la simplicidad y la funcionalidad, además de estar fabricados de forma artesanal.

También son muy habituales en casas de estilo rústico contemporáneo las sillas Windsor, con respaldo de barrotes. Desde que surgieron en el siglo XVIII su diseño se ha ido diversificando, y hoy puedes encontrar diferentes modelos: con o sin brazos, de respaldo más o menos bajo, etc.

Las alacenas o aparadores de madera con cuerpo superior y puertas de cristal son otra de las piezas que adora el estilo rústico contemporáneo. Una suerte de vitrinas de campo que quedan perfectas en estas cocinas. Si tienes la maravillosa fortuna de tener una, ya sea heredada o porque la encontraste en alguna almoneda o mercadillo de antigüedades, dale la importancia que merece. Colócala en un buen lugar, allí donde puedas lucirla mejor.

Con estas claves lograrás decorar tus espacios al más puro estilo rústico contemporáneo y dar en la diana. ¿Te animas?