La primavera es una época de cambio y renovación. Un momento especial en el que comenzamos una nueva etapa. Es el momento de renovar el ambiente de nuestra casa, de prepararla para el buen tiempo que va a llegar. Y no hay mejor forma de hacerlo que con una buena limpieza de primavera. Aquí tienes algunos trucos para que te resulte mucho más sencillo.

Fuente: Inman

Si estás pensando en que tu casa necesita una buena limpieza de primavera, estás de suerte. Vamos a dar las claves para acometer esta tarea con cabeza, de la mejor forma posible. Y es que de poco te servirá ponerte a limpiar sin ton ni son, porque los resultados no se verán de la misma manera. Es necesario planificar y limpiar con orden.

Planifica la limpieza de primavera

Fuente: Momtastic

¿Te imaginas ponerte a limpiar a fondo la casa y tener que dejarlo a medias porque no habías previsto que tienes otras tareas importantes que hacer? Antes de empezar la tarea es muy importante pensar cuántos días vas a necesitar, fijarlos y señalarlos en el calendario. También has de saber si vas a tener ayuda, y qué materiales vas a necesitar (utensilios y productos de limpieza, escalera, etc.). Es el momento de buscarlos y de comprar lo que te haga falta.

Después planifica el orden que vas a seguir. Lo mejor es ir limpiando habitación por habitación, pero conviene distribuir los tiempos, aunque sea de forma aproximada. Ten en cuenta que no tardarás lo mismo en limpiar un dormitorio pequeño que la cocina, ¿no crees?

¿Por dónde empezar?

Fuente: Women Planet

Ha llegado el día señalado y estás dispuesto a ponerte manos a la obra. Comienza por abrir las ventanas de toda la casa de par en par para ventilar. Es el momento de dejar que el aire fresco de la primavera llegue a todos los rincones de tu casa.

Un buen lugar para comenzar puede ser limpiar los techos, paredes y ventanas. Para eliminar el polvo de techos y paredes puedes usar un aspirador, un plumero o también el cepillo de barrer previamente tapado con un trapo. Limpia todos los rincones, los rodapiés y los zócalos.

También te puede interesar:  Hay un hombre atrapado en la página 56 del libro que estoy leyendo

Las ventanas requieren un poco más de trabajo. Tendrás que limpiar los marcos y las persianas con una solución de agua y jabón y un buen chorro de amoniaco. Limpia también los cristales y sécalos después con un trapo seco que no suelte pelusa.

Declárale la guerra al polvo

Fuente: Clean My Space

Continuamos con la limpieza de primavera dedicándonos ahora a las lámparas y apliques y a las bombillas (si están sucias darán mucha menos luz). Quítales el polvo con un paño húmedo. Si tienes una lámpara de araña puedes pulverizarla con un limpiacristales y frotar cristal por cristal con un paño suave de algodón.

Le toca el turno a las puertas. Para limpiarlas ten en cuenta el material del que están fabricadas: madera barnizada, lacada, etc. Haz lo mismo con los muebles. Límpialos a fondo, por dentro y por fuera, con el producto adecuado.

Los textiles y las tapicerías

Fuente: Fortune Builders

Este es uno de los capítulos más importantes de la limpieza de primavera en la casa. Los textiles te han ayudado durante el invierno a hacer tu casa más cálida, confortable y acogedora. Aunque no se note mucho, llevan muchos meses acumulando polvo por lo que una limpieza a fondo de estos elementos es imprescindible.

Y, ya sabes, habitación por habitación ve metiendo en la lavadora todo aquello que puedas lavar a máquina: cortinas, visillos, estores, mantas, fundas de cojín, edredones, colchas, etc. Lava todo con ciclos suaves en frío o a baja temperatura y un jabón neutro. Si cuelgas las cortinas y los visillos mojados, según salen de la lavadora, te evitarás tener que plancharlas.

En cuanto a los textiles que no pueden lavarse en casa, plantéate si es el momento de llevarlos a la tintorería: alfombras, edredones muy grandes, etc. Una vez esté todo limpio, guarda todo aquello que uses en invierno de forma adecuada, mejor en bolsas transpirables.

También te puede interesar:  9 tareas para actualizar tu casa que puedes hacer en un fin de semana

Las tapicerías te quedarán perfectas si las frotas con agua y amoniaco diluido, sin empaparlas demasiado.

¡A por el cambio de armario!

Fuente: Ikea

El dormitorio principal tiene una tarea añadida. Se trata del cambio de armario, un clásico de la llegada de la primavera. Consiste en vaciar el ropero para guardar las prendas de invierno y sustituirlas por la ropa de primavera y verano.

Se trata de una tarea que algunos odian y a otros les gusta. Yo, personalmente, procuro hacer el cambio de armario de forma rápida y sin interrupciones, ya que no es que me divierta mucho, la verdad.

Una vez hayas vaciado el armario es el momento de limpiar su interior a conciencia. Un aspirador te facilitará la tarea, aunque también puedes usar un paño húmedo. Guarda la ropa de invierno, y aprovecha la ocasión para deshacerte de todo lo que no te pongas o no uses. Pon empeño en esta tarea y no flaquees, como si te supervisase la mismísima Mary Kondo.

Ya tienes la limpieza de primavera muy avanzada. Te quedarían solamente algunos espacios como la cocina, los baños y la terraza o el patio, que requieren un procedimiento específico para conseguir los mejores resultados. Te lo contaremos muy pronto.

Compartir