vestidor abierto
Fuente: Ikea

Tener un vestidor abierto en el dormitorio es una forma efectiva de organizar la ropa y los complementos. Además, resulta más barato que un armario cerrado con puertas. Eso sí, es fundamental que esté siempre en orden, si no quieres que la sensación de caos eche a perder la decoración de la habitación. Hoy te damos algunas ideas diferentes y muy buenas para disponer un vestidor de estas características.

Si tu armario ropero es pequeño y necesitas más espacio para guardar tus prendas, abrigos, complementos y accesorios, aquí tienes una sugerencia interesante. ¿Por qué no te animas a quitarlo y poner un vestidor abierto? Hay mucha formas de hacerlo y podrás sacarle todo el partido al espacio que tengas disponible. Incluso aunque no tengas demasiado hueco, puedes crear vestidores muy prácticos y llenos de soluciones geniales.

Y para que te inspires a la hora de planificar el espacio, vamos a proponerte algunas formas diferentes de estructurar el vestidor abierto, de forma que cuentes con todos los elementos que necesitas: baldas, barras de colgar, cajones, etc.

También tendrás que decidir cómo vas a poner cada uno de estos elementos: barras para colgar prendas largas o más cortas, cajones más o menos profundos, baldas más o menos separadas, etc. Todo depende del tipo de prendas que tengas que guardar. De la cantidad y el tamaño de la ropa y accesorios.

Un vestidor abierto que ocupe de suelo a techo

Fuente: Interior Designio

Puede que solo tengas una pared disponible para instalar tu vestidor abierto, por lo que merece la pena que lo planifiques desde el suelo hasta el techo, con baldas hasta arriba. Las baldas son una solución perfecta en el caso de que el espacio sea reducido. Y esto es porque ocupan bastante menos que los cajones, ya que estos necesitan ir encajados en una estructura (y también resultan más caros).

También te puede interesar:  El tiempo también puede decorar

Puedes poner un espacio con una barra para colgar las prendas y en el resto poner baldas. Si necesitas guardar cosas pequeñas, puedes poner cajas o cestas decorativas.

Aprovechar un pasillo estrecho

Fuente: 1stdibs

En algunas ocasiones para llegar al dormitorio principal hay que atravesar un pasillo estrecho. Es un espacio que no presenta muchas opciones de uso. Pues bien, una buena forma de utilizarlo es disponer en él un vestidor abierto.

Le sacarás todo el partido si aprovechas las dos paredes. Coloca módulos de suelo a techo con barras, cajones y baldas. Eso sí, ten la precaución de dejar el espacio suficiente para pasar y utilizar el vestidor de forma adecuada (al menos unos 90 cm). Si el pasillo es muy estrecho solo podrás dispone el armario abierto en una sola pared.

Junto a las ventanas

Fuente: Decorpad

Si tienes la suerte de tener una habitación libre para poner el vestidor abierto, conviene que aproveches los huecos libres, como el espacio que queda entre dos ventanas. O junto a una ventana y la pared.

Fuente: Decorpad

Y esto sirve igualmente para un vestidor abierto en un rincón del dormitorio. Lo importante es saber cómo aprovechar el espacio alrededor de la ventana, también en la parte inferior y superior. Las baldas y los estantes son una solución práctica, aunque también puedes optar por poner una cajonera.

Con elementos sujetos a la pared

Fuente: Fresh Design Pedia

Tanto si el espacio que vas a dedicar al vestidor es amplio y desahogado, como si es pequeño, puedes conseguir que sea mucho más económico si eliges módulos más baratos con medidas establecidas. Ya sabes que los elementos hechos a medida resultan mucho más caros.

También te puede interesar:  Una barco pirata en la habitación infantil

Este tipo de módulos son muy adecuados, además, para dormitorios pequeños, ya que ocupan poco espacio. La clave está en aprovechar la pared y elegir bien el tipo de accesorios que necesitas: baldas con escuadras en la parte superior, barras de colgar de las que se fijan en la pared, y cajoneras en la parte inferior.

Fuente: Sarah Vonh

Los módulos pueden ir fijados a la pared o formar parte de una estructura completa, en la que los módulos estén sujetos entre sí. Los tienes disponibles en diferentes tiendas de muebles por un precio bastante económico.

A la hora de completar el conjunto puedes emplear cajas de diferentes tamaños para organizar accesorios. Elige cajas en el mismo color de las estanterías y conseguirás un efecto mucho más elegante. Las encontrarás de diferentes formas y tamaños: para zapatos, con separadores para organizar los complementos, etc.

También puedes colocar cajas grandes en las baldas superiores para guardar prendas que no utilices habitualmente.

En cualquier caso eres tú quien ha de decidir cómo has de disponer el vestidor abierto, en función de tus propias necesidades, dándole más o menos espacio a la zona de colgar y a las baldas, o poniendo unas cajoneras más grandes o más pequeñas. ¿Cuál de todas estas ideas es la más adecuada para ti? ¿Qué tipo de vestidor abierto es el que más te ha gustado?