Nadie podría saber mejor y más profundamente sobre mi y mis constumbres que si conoce mi mesa de trabajo en casa o si viera el escritorio de la oficina. Puede ser que la madre de mi esposo no se lleve la mejor impresión cuando descuidadamente decide hurgar en mis cajones de ropa pequeña, no por nada fuera de lo normal, más bien por el caos que es lo normal en casa.

En alguna ocasión he engañado a una visita lejana dejándoles ver como reluce el salón o, aun más convincente y al mismo tiempo irreal, invitándoles a seguir a la higiénica cocina a tomar un café informal, mientras yo friego los platos. Porque lo que acostumbro decir es que no puedo ver un trasto sucio, aunque lo usual, realmente, sea que no los vea porque nunca entro en la cocina. Es su espacio natural y lo respeto.

Imagen 14

Un caso diferente, como lo decía en un principio, es el estudio. Allí resulta imposible simular algo que no soy y por consecuencia, todas mi características positivas y negativas son fácilmente identificables. No está tan mal, hace poco descubrí en la página Web http://www.magno-design.com un set llamado ESTACIÓN DE ESCRITORIO, que combina la Caoba con la madera Rosa India por medio de una unión en forma de T en los diseños, haciéndolos más fuertes y bellos. A partir de este pequeño detalle los elementos adquieren una apariencia básica, sencilla y sobre todo son funcionales.

Se pueden comprar individualmente, en diferentes combinaciones de set y por completo. El completo, que es el que ahora uso en mi escritorio y representa mi amor por el diseño y lo mucho que trabajo diariamente, está compuesto por cutter, un lapiz abre cartas, un dispensador de cinta pegante, una pequeña grapadora y un archivador de papelitos con espacio para los bolígrafos. El estuche es también bello y útil, está construido liviana y clara madera de Balso. El acabado de todas la piezas es brillante. Últimamente tengo muchos deseos de escribir, incluso escribo cartas a la empresa del móvil con agrado.