Cómo pintar una pared con efecto vintage

La palabra Vintage  hace referencia a objetos de calidad que son antiguos pero son pertenecientes a la época posterior a los años 1900, ya que los objetos de años anteriores a esa época son ya catalogados como antigüedades. Es lo que normalmente sobrevive a los años 20.

No obstante no hace falta tener objetos de esa época para tener un estilo de decoración vintage. La decoración vintage sigue sumando adeptos y a través de su estética elegante y sofisticada se crean espacios únicos.

Hoy os vamos a enseñar cómo pintar tú mismo/a una pared con efecto vintage muy original.

 

Instrumentos o materiales que necesitamos para pintar una pared vintage:

  • pintura
  • rodillo
  • escoba o cepillo antiguo
  • guantes

Lo que necesitamos tener es una pared blanca o de color claro para que posteriormente quede el efecto vintage deseado, pero no hace falta que esté recién pintada.

Los colores claros y tonos pasteles en la decoración de paredes vintage, sobre todo cuando empapelamos, suelen ser los más acertados, pero sin embargo este efecto vintage quedará mejor si optamos por un color fuerte que destaque, como por ejemplo el morado, como veis en la imagen inferior.

Para no mancharnos, cogemos unos guantes y comenzamos a pintar la pared en la que deseemos crear el efecto vintage de manera uniforme con el color oscuro que hayamos elegido.

Cuando esté ya pintada, sin esperar a que se seque, cogemos la escoba y desde la parte superior de la pared, que comunica con el techo, hasta la parte que comunica con el suelo, vamos apretando con ella y bajando suavemente hasta dejar ver líneas de la pared blanca de abajo.

También te puede interesar:  Decoración tipo vintage: 10 ideas para seguir

No hace falta que sean líneas perfectas, ya que pueden quedar bien algunas pequeñas desviaciones, creando un efecto más vintage aún.

Fuente: twitter.com
Fuente: twitter.com

La estética vintage da una gran importancia a los detalles y el gusto por los elementos y piezas decorativas, así que debemos colocar elementos decorativos propios de esta estética, que se combinen con el efecto vintage de la pared.

Una fantástica opción es poner marcos con decoraciones ornamentales, ya sean para sujetar fotos en la pared, en una cómoda o para espejos. Si incluimos además fotos antiguas, crearemos un efecto vintage más acentuado.

Otra opción es incluir relojes y cuadros antiguos en alguna parte de la decoración de la casa, para darle un toque más vintage al ambiente. Son  elementos muy originales que dan un toque único a la habitación.

Además, si ponéis encima de una cómoda o armario libros y demás objetos antiguos recuperados de vuestras madres, padres o abuelos, tendréis una estancia plenamente inspirada en la estética vintage.

 

Y vosotros, ¿os animáis a crear un efecto vintage en la pared de alguna estancia de vuestro hogar?