Una mesa de ping pong siempre es un punto a favor para cuando queremos una reunión con amigos o nos gusta pasar ratos de ocio en compañía sin salir de casa. Además, es una buena opción decorativa si tienes una sala que puedes dedicar exclusivamente a los juegos o como lugar de distracción.

Hoy te traemos una original y divertida propuesta con la que ya no tendréis que jugar de dos en dos. Y es que Hammacher Schlemmer ha decidido dar una vuelta de tuerca al ping pong y cambiar la tradicional mesa rectangular por una propuesta mucho más atrevida y divertida. Un concunto de cuatro mesas triangulares – una para cada jugador- en la que además, tenemos que intentar colar la pelota en un agujerito. Una especie de ping-billar… o ping-baloncesto. Un nuevo deporte que seguro que te engancha. Se juega con palas de madera y pelotas, suponemos que al principio de una en una, pero puede ser divertido introducir más a lo largo que vais cogiéndole el truco para aumentar la dificultad.

Además, las mesas que vienen con este juego son plegables y se pueden guardar con facilidad si tienes una casa pequeña. Por el contrario, puedes dejarlas montadas si te apetece, porque su original diseño las hará ser el centro de atención de la casa.

Si te interesa este pack puedes consultar la web del diseñador para ver cómo solicitar este original juego. Eso sí, ve ahorrando o haced una colecta entre los colegas, porque cuesta alrededor de 250 euros. Un precio, caro a priori pero que puede ser una buena inversión, ya que además, incluye cuatro paletas de madera y cuatro pelotas. ¡Que comience la partida!

También te puede interesar:  Lo mejor de la decoración hindú