El baño es una estancia perfecta para experimentar con la decoración, para atreverse con colores y estampados diferentes, poco habituales.

El papel tapiz puede ofrecer grandes posibilidades. Sin embargo, no es un material que se utilice de forma habitual. Normalmente, se rechaza este material en habitaciones húmedas como lo son el baño y la cocina debido a que puede dar problemas con el tiempo, problemas como la descomposición del papel o el deterioro del adhesivo que lo mantiene fijo a la pared.

Lo cierto es que las mejoras en los diseños, los materiales y adhesivos utilizados y la calidad de los mismos, poco a poco reducen esos posibles problemas. Aunque, aún así, son muy poco los que se atreven a utilizar el papel tapiz en la decoración del baño. En este caso, ante el refrán pesa más el prevenir que el curar.

Si eres de esos pocos atrevidos que desean incorporar en el baño originales diseños florales o patrones poco comunes pero no quieres correr riegos, te doy algunos consejos:

  • Incorpora el papel tapiz pero en pequeñas cantidades. De esta manera, el mar será menor en caso de presentarse los problemas.
  • Si la zona del inodoro está separada de la zona de baño, puedes utilizar el papel tapiz en la primera zona, ya que así, la humedad es mucho menor.
  • El papel tapiz colocado alrededor de la puerta o de algún espejo da al baño un ‘toque’ diferente, especial y, al mismo tiempo, no requiere de una compleja instalación y tampoco supondrá un problema si quieres retirarlo porque te has cansado de él.