Una muy buena alternativa para renovar el estilo y la apariencia del suelo sin entrar en obra es pintarlo. En la actualidad encontrarás muchas opciones en lo que a tonos se refiere, además son pinturas que permiten un importante tráfico de persona, ademas de soportar las inclemencias climáticas.

La pintura para suelo tienen la ventaja de poderse usar sobre la mayoría de las superficies manteniéndose impecables a lo largo del tiempo. Se pueden colocar en superficies de ladrillo, cemento alisado, maderas. Tengamos en cuenta que para obtener buenos resultados se deberá colocar correctamente en la superficie ya que es un material que estará continuamente en fricción.

Pintura para suelo
Fuente: Miguel Vaca

Los resultados que se obtienen y la durabilidad de la pintura depende en gran parte del precio, lo que se basa en la calidad. Siempre que se publique un producto de este tipo es indispensable leer las instrucciones y seguirlas al pie de la letra. La superficie deberá estar limpias y secas. Sin rastros de cera, grasa, aceite, polvillo.

En algunos casos las superficies deberán ser lijadas para que la pintura pueda adherirse mejor. Si la superficie es muy brillante te aconsejamos pasar una lija, después quitar el polvillo, pasar un trapo húmedo con aguay detergente, enjuagar correctamente, dejar secar a la perfección la superficie y después pintar. Si cuando limpiaste la superficie podrás realizar un tratamiento con ácido para que la pintura se adhiera mucho mejor y no se desgaste fácilmente.

Si tienes que pintar un piso que ya contaba con pintura de este tipo podrás volver a repasar toda la superficie o tratar unicamente la zona afectada. Cuando el suelo está en continuo contacto con la humedad pueden empezar a aparecer burbujas de aire. Pasa por la zona a pintar un cepillo de alambre o con cerdas muy duras, también se puede lijar suavemente la superficie.