Desde hace casi un año tengo el placer de vivir muy cerca del mercado central de mi ciudad. Cada mañana tengo al alcance de la mano fruta, verdura, carne y ¡pescado fresco! Pero lo que más me gusta son los puestos de flores y plantas.

Con frecuencia intento comprar pequeños ramos de flores que después coloco en la mesa de la cocina. Tomarse el zumo de naranja natural con las flores cerca y los primeros rayo de sol entrando por la ventana, alegran el día hasta al más pesimita de la casa.

He intentando ir más allá y en repetidas ocasiones he traído alguna maceta a la cocina, pero esta es tan pequeña que acaba robando el poco espacio del que disponemos para cocinar.

Por eso, todos aquellos que si tenéis espacio para una o dos plantas, os traigo un post con las mejores opciones de plantas, según las características de vuestra cocina.

Si se os da bien la cocina y vuestros guisos son los que mejor huelen de todo el edificio, os recomiendo las plantas aromáticas o especias. Aunque son plantas para cultivar en exterior, si la ventana de vuestra cocina es grande y le puede proporcionar una buena iluminación, la planta se podrá adaptar al interior sin problemas.

Eso si, recomiendan que de vez en cuando la coloquemos unos días fuera, para que pueda retener algo de luz solar directa. El laurel, la menta, el perejil, el romero, el orégano, etc. Son algunas especies que podéis tener.

Si preferís colocar una planta solamente con la intención de decorar y dar vida a la cocina, podéis optar por un Potos, Esparraguera o Madreperla.

Aunque apenas necesitan cuidados, los cactus también pueden mostrar signos de que algo no va bien, por eso si lo colocáis unos días en la cocina, notaréis una mejora. Y es que los gases que hay en ella, ayudan al cactus a recuperarse. ¿Curioso, verdad?

Ah! Plantas como la flor de pascua no deben estar en la cocina, ya que pueden pasar componentes tóxicos a los alimentos.

Espero que os animéis a colocar alguno de estos seres vivos silenciosos en vuestra cocina.