La idea de contratar un organizador profesional para casa no puede ser mejor decisión. Su trabajo permitirá hacerte la vida doméstica mucho menos complicada, salir victorioso de unos cuantos apuros y sentirte bastante más feliz cada vez que mires a tu alrededor. Todo esto suena muy bien, pero ¿qué puedes esperar de este experto?

organizador profesional
Fuente: arch daily

La figura del organizador profesional cada vez cobra más adeptos. Pero eso no quiere decir que no sea bastante novedosa en España. Por mucho que nos hayan contado amigos y gurús de la decoración los resultados casi milagrosos que generan en un interior doméstico. ¿Por qué no el nuestro? Si damos con la persona adecuada, que nos de confianza, quedaremos maravillados con el resultado. Antes de abrirle la puerta de casa, lo ideal es charlar con él, intercambiar pareceres. El objetivo, descubrir todo lo que será capaz de hacer en nuestros espacios.

Un organizador profesional: orden y mucho más

Fuente: the Golden girl

Las ventajas de contratar los servicios de un organizador profesional son bastantes más de las que imaginamos a priori. Solemos pensar que los llamados Home organizer son maestros del orden y poco más. Y éste es el gran error a despejar. La lista de sus competencias profesionales es larga y variada. Pueden ser la figura que necesitemos para planificar una mudanza y no caer en una depresión solo con el hecho de pensar en ella. Ahora bien, un organizador profesional también es un consejero cualificado para vaciar la casa ante una reforma de gran magnitud o decorar el cuarto del bebé ante su llegada inmediata. Sin dejar de pensar en él para inventariar los muebles de una vivienda antigua recién heredada.

También te puede interesar:  6 casas de decoración moderna para soñar
Fuente: alexbego.ru

En definitiva, cuando ya no vemos las posibilidades de nuestra casa. Si pensamos que apenas hay espacio para nada en ella, es muy probable que sea el momento para que un organizador profesional entre en acción. Nos sorprenderá ver que además de sus competencias domésticas puede ser de gran ayuda para generar una decoración más emotiva y terapéutica. Sea el espacio que sea.

Una entrevista distendida pero eficaz

Fuente: dekorpa

Antes de que un organizador profesional entre en nuestra vida doméstica, es importante conocerle, charlar con él y no quedarnos con ninguna duda en el tintero. Aparte de sus honorarios, seguro que tenemos preguntas que hacer sobre las tareas que efectuará y cómo las desempeñará. Es vital que haya complicidad y sintonía para que la experiencia sea positiva y se cumplan todas las expectativas. No olvidemos que le abriremos los espacios más íntimos y personales de nuestro hogar. Una de las situaciones más frecuentes es que tenga que poner en orden el vestidor abierto. O planificar el cambio de temporada de los armarios roperos.

Quizá una de esas preguntas sea comentar al organizador profesional si entra en sus planes realizar una visita previa antes de entrar en faena. Algo así como una inspección general que le dará una percepción global de toda la casa, cómo es su distribución espacial y cuáles son tus principales necesidades de orden. Dónde se encuentran los puntos débiles a resolver. Esta toma de contacto es bastante útil no solo para él. A nosotros también nos permitirá ver cómo se maneja y qué criterios y soluciones profesionales ofrece ante tus situaciones domésticas. Si no nos convence, es el mejor momento para no seguir adelante con este organizador profesional.

También te puede interesar:  Consejos para mantener organizada la cocina a la perfección

Trabajo en equipo: la decisión acertada

Fuente: Micheli Desing

Cuando un organizador profesional entra en casa, otro de los interrogantes es cuál será su estrategia a seguir para reubicar y poner orden en todo lo que considere oportuno. Es normal que no sepamos en qué consistirá su proyecto. Ni siquiera si lo tiene o no. Y este hecho puede causarnos cierta inquietud que terminará en desconfianza.

Lo mejor es no quedarnos con la duda y preguntarle abiertamente en qué consistirá su estrategia. De esta manera sabremos el proceso que seguirá, por dónde empezará, el tiempo que invertirá y cómo actuará en cada momento. Toda esta información servirá para corroborar que es una persona cualificada y experimentada. Al mismo tiempo te hará sentir que se trata de un trabajo doméstico en común en el que también opinas y aportas sugerencias.

Fuente: idf design

Como por ejemplo, que te encanta tener en tu dormitorio burros o perchero con ruedas para tener a mano la ropa de diario de forma informal. O que eres un defensor a ultranza de las composiciones modulares a la hora de almacenar. Así el organizador profesional podrá saber de primera mano si realmente sus soluciones funcionan en tus espacios porque van con tus gustos y modo de concebir el orden.

La pregunta del millón

Fuente: muebles Aguado.com

Antes de lo que piensas el organizador profesional habrá finalizado su plan de acción en casa. Y como resultado lo más normal es que sobren enseres y materiales diversos. Es lo que sucede siempre que el trabajo ha sido meticuloso y se ha hecho a fondo en habitaciones con distinta actividad. Probablemente en cada una han aparecido todo tipo de objetos y accesorios con un importante valor sentimental y ninguno funcional.

También te puede interesar:  Ideas simpáticas para ocultar objetos poco estéticos de casa

Tirar, eliminar cosas forma parte del proceso, es la fase final lógica del trabajo de un buen organizador profesional. Sin embargo, solo tú tomarás la decisión. Quizá estés preparado para tal gesto o necesites algo de tiempo para desprenderte de esos utensilios que llevan tanto tiempo a tu lado. Si el resultado es el esperado tus estancias habrán ganado infinitamente en orden y armonía.

¿Tú también te apuntas?