A simple vista, cambiar de frigorífico es una buena noticia para nuestra cocina sin mayores complicaciones. Pero cuando llega la hora de la verdad, la búsqueda en la tienda online o real puede convertirse en un quebradero de cabeza. Un boom de tipos y estilos asaltará nuestras retinas y ante tanta tecnología la pregunta del millón será saber cuál nos interesa más. Si lees este post no te equivocarás.

cambiar de frigorífico
Fuente: tina minter interior

Cambiar de frigorífico y que la compra sea un éxito. Hay muchos factores a barajar cuando llega el momento de sustituir la nevera. Ante todo de carácter práctico y de almacenaje. Pero también importará saber su nivel de eficiencia energética y de refrigeración, con el más que recomendable No Frost. Detenernos en estudiar los tamaños que nos encajan mejor y, cómo no, su papel decorativo.

Cambiar de frigorífico: el trabajo de investigación

Fuente: novy

Cambiar de frigorífico supone darte un baño de actualidad sobre este electrodoméstico sin casi darte cuenta. En unos días descubrirás que tu nevera anterior ya es el pasado. La nueva adquisición llenará tu cocina de tecnología punta y una imagen decorativa de las que quitan el hipo. Especialmente si te decantas por propuestas que no pueden ser más innovadores, como los modelos con puertas de cristal blanco, gris y más tonos. Cambiar de frigorífico puede depararte estas sorpresas porque las tendencias decorativas también han llegado a tales aparatos con un plus de elegancia.

Fuente: samsung

Quizá la idea de cambiar de frigorífico con un modelo de cristal nos parezca excesivo. Demasiado sofisticado para nuestra cocina, ante todo funcional. Sin embargo, vale la pena detenerse en este novedoso material. Lo normal es encontrarlo en una rica paleta de colores, y por tanto será fácil descubrir el que mejor coordine con los armarios altos de cocina y el resto de electrodomésticos. O acabamos de decorarla en negro como tono dominante, lo más de lo más. Pues bien, cualquier modelo de cristal de idéntico color será un perfecto candidato.

También te puede interesar:  Decorar tu cocina con estilo francés

A nivel de limpieza y mantenimiento, no debe asustarnos la presencia de esta superficie tan decorativa. Las huellas y cualquier marca de suciedad habitual en una cocina son fáciles de eliminar mediante un paño que no arañe humedecido en agua jabonosa. Por tanto, adelante con la idea de cambiar de frigorífico y lucir un diseño de cristal. Seremos la envidia de nuestros amigos.

Cocinas XXL o diáfanas

Fuente: Firmix.net

Otra cuestión imprescindible para cambiar de frigorífico y triunfar es ser conscientes de los metros disponibles que tenemos para adaptarlo en la cocina. Ser realistas y no dejarnos llevar por el entusiasmo que nos producen los modelos muy similares en las revistas. Y en alguna que otra serie televisiva. Entre o no en el hueco donde estaba el anterior. Si somos unos privilegiados y contamos con una cocina cerrada de generosos dimensiones, casi XXL, todo son buenas noticias. Y algo parecido sucederá si se trata de una estancia abierta en un espacio doméstico diáfano tipo loft industrial.

Está claro que podremos cambiar de frigorífico y dar la bienvenida a un Side by side. El sueño de muchos. Estos equipos son la gran elección cuando buscamos máxima capacidad y además disponer de un congelador individual. Te lo pondrá muy fácil para organizar grandes compras sin problemas de espacio.

Espacios medianos o calculados al milímetro

Fuente: línea3cocinas

Es bastante habitual que las cocinas tengan un tamaño medio, y en ese caso hay que buscar otros diseños más adecuados al cambiar el frigorífico. Hoy por hoy, los llamados americanos son los favoritos porque están a medio camino entre los Side by side y las neveras de siempre. Destacan por su alta funcionalidad y son el gran aliado para cocinas equipadas con islas de trabajo. Esos espacios domésticos que reúnen a familias numerosas y donde a diario se cocina a gran ritmo. Para ellos, los diseños que incluyen dispensadores de agua y cubitos de hielo son un auténtico lujo.

También te puede interesar:  Un loft para soñar

Cuando hablamos de cambiar de frigorífico en una cocina limitada espacialmente, donde todo encaja al milímetro, habrá que buscar modelos capaces de exprimir al máximo el espacio. Así son los denominados Combi de 70, y no de 60, la medida estándar. Una elección inteligente porque sus 10 centímetros de más en su ancho dan un juego increíble cuando abrimos su interior y empezamos a distribuir los alimentos. Además, los hay que miden 2 metros de altura y eso es otra gran ventaja.

Colar un guiño retro

Fuente: smeg.se

Lo retro sigue siendo tendencia en la decoración de las cocinas. Una manera de apuntarnos a su estética es cambiar de frigorífico decididos a escoger un diseño vintage. Es una oportunidad excelente para incorporar un modelo con este espíritu en sus líneas y colores. Y con la posibilidad de escoger soluciones que se adaptan a nuestras necesidades de almacenaje y a los metros disponibles. Neveras vintage, de una sola puerta, bajo encimera o sencillamente mini.

Fuente: smeg.se

Habremos colado su estética en nuestra cocina sin renunciar a las altas prestaciones tecnológicas que solemos demandar en los nuevos electrodomésticos. Como el sistema No Frost: la tecnología que más rápido enfría de forma uniforme y con una descongelación automática. Con ella se acabó la humedad y las escarchas. Así que imposible renunciar a él cuando vayas a cambiar de frigorífico.

¿Te servirán estas pistas para hacer tu elección?