¿Qué es la decoración Zen?

Desde hace unos años, una de las tendencias más en auge en el tema de la decoración y del interiorismo, es el orientalismo. Su espíritu es la decoración minimalista, simple y depurada. Debemos aclarar antes de empezar el artículo, que el ambiente Zen no es fácil de alcanzar, pero que cuando lo logremos nuestra vida alcanzará un nuevo sentido, una nueva dimensión.

Esta tendencia de decoración Zen permite crear un universo simple, sin florituras, pero muy actual, relajado, descansado y armonioso. Para alcanzar una atmósfera Zen, no podemos tener utilizar demasiados objetos decorativos, ya que estos dificultan el ambiente de paz y calma. Los colores del entorno deben ser colores naturales, dulces (colores beige, gris,…) realzados por unos toques de colores más vivos (los tonos rojo son una muy buena elección).

Vamos a darte algunas nociones y algunas ideas para conseguir una decoración Zen. Como ya hemos dicho anteriormente, debemos evitar sobrecargar la decoración. Además, en un ambiente Zen la comodidad debe ser la base de todo, por lo que alfombras (con formas geométricas poco numerosas) o cojines cómodos pueden ser una excelente elección.

Recipientes de terracota con flores (principalmente orquídeas) pueden también ayudarte a conseguir el ansiado Zen. Un incensario que desprenda olores dulces (escoge perfumes simples, como el pino o el cedro). La decoración de las paredes puede ser con algunas estampas japonesas o con dibujos al carboncillo. Las velas y las lámparas de papel, también quedarán fenomenal en nuestra decoración.

Los muebles Zen son también muy importantes. ¿Pero qué es un mueble Zen? Pues es un mueble minimalista, depurado, de líneas rectas. Finalmente, no olvide las cortinas, ya que son un elemento muy importante para una decoración Zen. Las cortinas condicionan a la vez la luminosidad de la pieza y el tono de los colores.