Esta mañana mi nena, que apenas tiene seis años, me pregunto si yo era feliz. Casi le respondo que me parecía una pregunta ingenua y sensiblera pero rápidamente recordé quien era mi interlocutora. Entonces decidí hacer mi papel de madre positiva y le dije que si era feliz y que hoy especialmente porque estaba pasando estupendo desayunando con ella, lo cual fue cierto. Su pregunta me hizo hacer mentalmente un balance general del nivel de satisfacción que tengo con mi vida, en un minuto, y eso que estaba recién levantada.

La nena me dio un buen día. Durante la mañana y la tarde he reflexionado acerca de las cosas buenas que tiene mi vida, he recodado momentos entrañables que ocurrieron antes de haber cogido por costumbre casarme. Desempolvé proyectos olvidados y los deseché por caducos, recordé noches, cenas, bailes, viajes y amigos. Me hice de nuevo la pregunta que casi le cuesta a mi hija, esta mañana cuando me la planteó, un duro golpe a su autoestima y la respondí con un si. Si creo que soy feliz en los atascos, soy feliz cuando pago las cuentas, soy feliz cuando me da la gripe, incluso cuando riño con mi jefe soy feliz.

He olvidado un poco el proyecto personal de remodelar el piso y convertirlo en más que fabuloso. Me acorde hoy haciendo mi reflexión filosófica y existencial. Se me vino a la cabeza, como en un flashback, un inodoro negro que ya tengo. La bañera de reducido tamaño LADY BIRD fue diseñada por Coco Reynolds. Ahorra agua, reduce su gasto a la hora de tomar un baño y sirve al mismo tiempo de lavamanos. No había pensado en ponerle bañera al auxiliar pero con esto la incluyo, además en negro. Mayor información en la página Web http://cubeme.com