Mientras aquí nos debatimos sobre las ventajas de instalar una placa de inducción o vitrocerámica, al otro lado del charco eligen el tradicional modelo con quemadores. Clásicas, robustas y fiables se han ganado la confianza de los exigentes consumidores norteamericanos, que prefieren un modelo duradero y con estilo, que cocine sus alimentos como un auténtico gourmet.


Es una opción que cada vez más descartamos ante las facilidades de los modelos electrónicos, aunque las propuestas que mostramos a continuación pueden servir para replantearse este sistema en la cocina.

La primera en aparecer es la marca Viking, pionera en ofrecer los mismos modelos que se utilizan en las cocinas de los grandes chefs al público en general. Estos modelos disponen de 6 quemadores de acero inoxidable, y están pensados para familias numerosas o para cocinar varias cosas a la vez. Se acabó esperar a que el fogón grande se quede libre.

Si hay alguien que se lleve las buenas criticas de los consumidores es la Bluestar RNB con 6 quemadores en forma de estrella abierta. Su horno presume de ser el más profundo disponible en el área de la cocina individual. Bluestar también ha pensando en la influencia de otras cocinas en nuestras dietas y usos cuotidianos, por eso dispone de un quemador especial para wok. Ya no hará falta pedir más comida japonesa.


Smeg
no sólo son los reyes de las neveras, sino que también entran en el mercado de cocinas con su modelo de 6 quemadores sellados, que incluye un quemador de doble inserción. El horno de la parte inferior esta a la altura de las exigencias y dispone de 8 modos distintos de cocción y un protector contra salpicaduras que facilita su limpieza.


En estos días en los que debemos apretarnos el cinturón, es una buena idea invertir en un producto que no ha sido programado para fallar meses después de la expiración de su garantía.