decoración futurista

El estilo de decoración futurista tiene su antecedente en el movimiento del mismo nombre, surgido en la primera mitad del siglo XX, fundado por Marinetti, donde se postula que la tecnología es más hermosa que las obras de arte.

La velocidad, la irracionalidad y los instintos, son la consigna. La fragmentación de volúmenes y las líneas, son algunos de los objetivos.

Esta tendencia se manifiesta como una necesidad de dejar atrás los estilos tradicionales, para buscar la tecnología y el confort que los nuevos materiales y diseños pueden brindarnos.

Esta decoración incluye toda la línea de electrodomésticos de última generación, para complementarse con mobiliario de diseñador, y objetos decorativos artísticos.

El estilo de decoración futurista propone el uso de nuevos materiales, colores y nuevos diseños, atendiendo a criterios ergonómicos y tecnológicos. Esta propuestas revolucionarias, permiten dar nueva forma a los elementos decorativos de nuestro hogar.

Diseños espectaculares y atrevidos, rompen la monotonía de la decoración tradicional, para ofrecernos piezas totalmente nuevas, que se ubican en espacios despoblados, exentos de ornamentos.

Los metales como el acero o el aluminio, los materiales plásticos, como el metacrilato, el policarbonato, son los elegidos para construir las piezas decorativas y muebles futuristas.

Los colores vivos y fluorescentes, tienen lugar en esta tendencia, aplicados en objetos diseñados bajo los principios de la ergonomía. Las líneas simples desprovistas de toda ornamentación, son el común denominador de este estilo.

La ambientación de los interiores decorados en estilo futurista recuerdan el interior de las naves espaciales, con superficies metalizadas y mucho cristal, materiales plásticos y otros elementos decorativos.