Hay bellezas que se cuelan por tu retina, pero no causan efecto en tu cerebro hasta pasado un tiempo, y un buen día sin saber porqué, te quedas mirando fijamente esa silla que tantas y tantas veces has visto. Bonita, elegante y sencilla ¿Cómo has podido ignorarla hasta ahora? Pues muy fácil, han destacado siempre diseños más arriesgados, pero el tiempo le da la razón.

Hablamos de la silla Salt, una silla compacta de madera de haya, que desde hace mucho tiempo es la mejor opción para las cocinas familiares con un tránsito continuo.


Fabricada en la Republica Checa y diseñada por Design Within Reach, la silla Salt se ha ganado un sitio privilegiado por su bonito asiento aplanado y unas dimensiones reducidas. Esto la convierte en la mejor opción para aquellas cocinas pequeñas que necesitan mobiliario muy práctico, o para todas esas en las que se hace mucha vida diaria.

Esta silla de estilo Shaker es un clásico de siempre, y su falta de ornamentos o excesos innecesarios, hacen que este acordé a la estética de cada hogar o se amolde a las tendencias en auge.


Se puede encontrar en varios tonos, aunque es más frecuente en blanco y negro, ya que así no destaca en la decoración de la cocina frente al resto de mobiliario. Cómo ya hemos dicho, a esta silla le gusta pasar desapercibida.

Como a todo modelo original e único, la silla Salt tiene una replica y, es que con la vuelta del estilo clásico en el mobiliario de cocina, la marca sueca IKEA ha sacado un modelo que sigue los pasos de la Salt. Su silla OLLE tiene un toque más moderno, aunque su silueta es menos elegante que la Salt.

Si te gusta apostar al caballo ganador, no lo dudes y confía la comodidad de tus desayunos, meriendas y cenas a la silla Salt.