Si quieres aprender a realizar tu propio jardín Zen, para disfrutar de la armonía, paz y encanto que estos jardines orientales transmiten… sigue leyendo, hoy en Decoración 2.0 te damos algunos consejos a seguir.


Dónde vamos a ubicar el jardín zen es una de las principales preguntas que debemos hacer. Dependiendo de las dimensiones del lugar  necesitaremos más o menos recursos. Recuerda que también puedes realizar un pequeño jardín, de unos 30 cm, también podremos disfrutar de las maravillosas cualidades de estos.

Si es un sitio grande, dividiremos la superficie por áreas o zonas. Buscaremos bases donde ubicar la arena o grava, estas pueden ser de madera pues esta podremos pintarla o barnizarlas sin problemas además es un recurso natural… cosa bastante importante en este tipo de jardines. Si por el contrario, la zona es pequeña basta con una base o dos para contener la arena o grava.

Piensa que los secretos de estos jardines radica, entre otras cosas, en su reconocida limpieza. De esta forma nos haremos con un retén de malezas y, en las bases de madera colocaremos la arena o la grava.

La vegetación es el tema primordial de estos jardines. Realizaremos bellas composiciones de vegetación, aprovecha recursos naturales como las piedras, rocas y maderas. Piensa que dentro de estos recursos tenemos un enorme abanico de posibilidades… -buscar algunas fotos, de este tipo de jardines, ayudará a nuestra inspiración-

Como detalles podemos semi enterrar algunas rocas, poner maderas con musco, estatuas, fuentes…. etc. Recuerda la clave se encuentra en la armonía y el equilibrio. Es muy importante no sobrecargar la decoración.

Crea figuras y recorridos sencillos jugando con el agua y la composición de todo el jardín. Ponlas a tu gusto, pero recuerda seguir buscando algunas ideas.