Cuando tenía eso de 24 años no sabía exactamente que quería hacer de mi existencia, tenía muchos intereses, una profesión y hasta un trabajo, pero siempre cuestionaba la importancia de mi actividad en la sociedad y no me sentía conforme en absoluto. Entre que pensaba que lo que hacía podía hacerse con más propiedad –sin darme cuenta que mi performancia era excelente y estaba en continuo desarrollo- y que talvez no era lo que quería hacer, pasaba mis días sopesando si en realidad el camino que estaba tomando era el indicado.

Es sabido que diferentes personas cumplen diferentes funciones en la sociedad, no podría ser de otro modo y pasaría lo mismo si nuestro sistema económico no fuera el capitalista sino el socialista o comunista. Lo verdaderamente importante no es qué función desempeños sino que nos identifiquemos plenamente con ella y no es difícil hacerlo cuando estamos concientes de que lo nuestro es aportar algo pequeño que se convierte en grande cuando se une con lo de los demás. Después de unos buenos años y de varios empleos caí en la cuenta de que mi trabajo cualquiera que fuera era valioso en la medida en que yo lo valorara. Es seguro que todos las funciones son importantes y es muy diciente que lo que hago por amor –como fregar los platos- es lo más fundamental y necesario.

Yo amo a mi familia y también al medio ambiente, por eso me he decidido por tener en mi casa la Lavadora de Platos Ecológica diseñada por Alexey Danilin para la fabricante Electrolux. El inventor ha creado una máquina que sólo necesita un vaso de agua por mes y no usa detergentes. Mayor información en la página Web www.electrolux.es